info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Usando la “profecía autocumplida” a tu favor: visualizar el éxito (un caso real).

Visualizar el Éxito

Alguna vez he hablado de los miedos que viven dentro de nosotros, de cómo andan siempre ahí agazapados esperando el momento para tirar de nosotros hacia abajo. Y de sus mecanismos.

Nada para combatir los miedos como conocer cómo funcionan. Y también, conociendo sus mecanismos y sabiendo que “nos convencen” de algo, ¿por qué no utilizar conscientemente esos mecanismos, para controlar nuestra mente para que se comporte y sienta como nosotros queramos, cual si fuera un perrete?

Hoy no vengo a hablar de miedos. Vengo a hablar de coger la vida por los cuernos y construirnos una vida FELIZ, parte fundamental de ello es tener un trabajo (si estamos en paro) o tener un buen trabajo (si no estamos contentos con el nuestro).

Es mediante uno de estos mecanismos que usan los miedos: la profecía autocumplida. Lo que haría un gran guerrero (me refiero a un estratega, un maestro de artes marciales o si nos ponemos occidentales, un Néstor o un Ulises haciendo de las suyas a las faldas de Troya), es usar los mecanismos de esos c*brones para conseguir el efecto contrario, autoprogramarnos.

Paso sin más preámbulos a algo que sucedió en 1986.

Estamos en México, en la Copa del Mundo de fútbol. En la selección argentina había un “11” llamado Jorge Valdano. No era ningún crack, pero dicen que desde que jugaba en segunda división se dedicó a entrenar como un esclavo muchos minutos antes del comienzo y muchos minutos después del final del entrenamiento.

No lo habría hecho mal del todo aquel pibito y su selección, cuando habían llegado a las semifinales de la copa del fútbol con la que todo niño sueña.

Aquella semifinal, iba el marcador Argentina (por no decir Maradona) 2 – Bélgica 0, cuando Maradona le dio un pase a portería vacía. Falló.

Argentina estaba en la final. Y Valdano en el pozo.

El 11, tras ese fallo garrafal, empezó a sentir que no le iban a dejar ser titular en la final. Que ese sueño que tenía tan cerca se le iba a escapar por su error. Su mente empezó a hundirse a medida que avanzaban los 4 largos días hasta el encuentro contra Alemania. Hundido moralmente, dudoso de su propia valía, se sintió un impostor que no merecía la oportunidad de ser titular en la final de las finales. Fue entonces cuando Burruchaga, su compañero de habitación en el hotel, le obligó a recomponerse.

Durante esos 4 días previos a la final, Burruchaga obligó a Valdano a recrear su posible gol en la futura final. Valdano sentía que sólo era una forma curiosa de animarse. Durante 4 días, en cualquier momento, se abrazaban gritando gol como dos posesos, saltando, cayéndose al suelo.

Recrearlo, visionar el triunfo, experimentar las sensaciones que despierta conseguir tu sueño… aquello era más que una locura… porque el 29 de Junio, en la Final de la Copa del Mundo, Valdano metió el segundo gol a los alemanes.

Cuando la pelota besó la red, ni los millones de telespectadores extasiados, ni las miles de gargantas gritando, ni todo su equipo encendido pudieron interrumpir la loca carrera en línea recta que lo dirigió imparable hacia Burruchaga, con el que se fundió en un abrazo de alegría y emoción inconmensurables. El abrazo de la fe en uno mismo.

Si crees que no les vas a gustar, es muy probable que aciertes. Si crees que les vas a gustar, es muy probable que aciertes. Si crees que tienes mucho que aportar a una empresa y que eres un jugador clave en cualquier equipo, es sólo cuestión de tiempo que alguno/s se den cuenta.

El mundo a nuestro alrededor, cómo interactúa con nosotros, está muy influido por nuestra visión de nosotros mismos, en tanto que proyectamos al mundo lo que nosotros creemos de nosotros mismos, y el mundo nos lo devuelve. Como un espejo. Porque las personas tendemos a creer sobre ti, lo que tú, crees sobre ti. Si piensas que eres un inútil, te veremos como alguien mediocre. Si piensas que eres un tío genial y habilidoso, serás habilidoso, y tendrás un nosequé que atraerá a la gente, que hará que te vean como un grande. Es la profecía autocumplida.

¡Profetiza conscientemente a tu favor! Y como dice el gran Will Smith en la película Hitch, empieza cada día como si tú lo inventaras.

No es ninguna basura ultrapositivista de esta que abunda tanto ahora, en plan “oooh, si quieres jugar en el Real Madrid, sólo tienes que creeeerlo y dentro de 2 meses te llamará Ancelotti, que maravilloso y bonico todo!”. Estoy siendo realista. Tú tienes una serie de virtudes, que hacen de ti una pieza en concreto con un valor único, dentro de tu potencial rol dentro de una empresa. De modo que hablo, de CONSTRUIR la realidad. TU realidad. Con todo orgullo te puedo decir que hablo por experiencia propia.

Visualízate en esa entrevista cómodo, visualízate seguro de lo que eres y de tus habilidades, visualiza que miras al entrevistador a los ojos con calma y seguridad, visualiza que va todo estupendo, visualiza que al final te dice “Fulano, quiero que estés en el equipo”, visualiza que te llaman para decirte “empiezas el lunes”…

 

 

 

jesús del vallelimpJesús del Valle Sobron
linkedin

Técnico de Selección y Reclutamiento en M&GT Consulting

Head-Hunter especialista del sector IT

Máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos

 

Deja tu comentario

Your email address will not be published.