info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Síntomas producidos por el desempleo. Conócelos y evítalos!

Síntomas producidos por el desempleo. Conócelos y evítalos!

A lo largo de mi trayectoria profesional de más de 14 años trabajando en el mundo de la empresa y de los Recursos Humanos, he observado cómo las compañías en términos generales, se preocupan y se enfocan en tener unas correctas condiciones de trabajo con el objetivo de reducir los riesgos de accidentes y enfermedades de los trabajadores que componen sus plantillas.

Estas compañías además establecen, como requisito legal, acuerdos con organizaciones del ámbito médico como mutuas u otro tipo de aseguradoras para dar servicio tanto a los problemas físicos como emocionales de los empleados.

En este post no me voy a centrar en las reacciones emocionales de ciertas situaciones laborales, sino en aquellas pueden aparecer en personas que se encuentran en búsqueda activa de empleo.

En éstas, donde la persona ya no se encuentra bajo la tutela de una organización y siendo su focus la búsqueda activa, es frecuente que a medida que avanza el tiempo y no siendo capaz de alcanzar su objetivo, pueda comenzar a presentar alguna de estas manifestaciones:

Desconcierto, angustia, soledad, ansiedad (agitación, taquicardia, sensación de ahogo, temblores en las extremidades, sensación de pérdida de control o del conocimiento, transpiración, rigidez muscular, debilidad muscular, insomnio, inquietud motora, dificultades para la comunicación y pensamientos negativos y repetitivos), bajo estado de ánimo, irritabilidad o problemas de autoestima.

La falta de feedback y de información dentro de los procesos de selección puede contribuir a la aparición de estas reacciones emocionales. Y es que la incertidumbre favorece que los pensamientos negativos, los juicios y creencias comiencen a volar libremente, a veces reforzados por el resultado negativo o por no llegar a conseguir las expectativas generadas.

En muchas ocasiones intentamos dar respuestas a preguntas del tipo: ¿por qué me han descartado, sí encajaba en el perfil?, ¿sí nadie me llama, quizá es que no valgo?, todos mis amigos trabajan, ¿por qué yo no?, ¿por qué pensaran que no soy la persona idónea sí cumplo con todos los requisitos?, ¿Cómo una persona como yo puede estar desempleada?, no puedo permitirme que mi hijo me vea en esta situación…

En resumen, el hecho de no encontrar un empleo hace que se disparen todos esos pensamientos y que comiencen a aparecer algunos síntomas emocionales producidos por el desempleo.

Pero debemos ser conscientes de que la decisión de ser o no ser la persona idónea no depende de nosotros. Por ello, no te puedes afligir buscando respuestas a preguntas que desconoces, éstas tenderán más hacia la aparición de respuestas limitantes que hacia el éxito en tu búsqueda de empleo.

No seas la victima de esta situación sino el responsable de cambiarla!

Recuerda que te enfrentaras a entrevistas personales donde será imprescindible que te encuentres en un estado emocional positivo y estable, y por otro lado que el tiempo, lo más valioso en esta vida, es tuyo y lo puedes utilizar como tu desees, no lo desaproveches!

Adjunto algunas pautas que pueden ayudarte a evitar o disminuir estas reacciones, siempre bajo una planificación eficaz de las prioridades y desde el sentido común.

No dediques todo tu esfuerzo ni tu tiempo a la búsqueda de empleo. Compagínalo con otras actividades.

Vive tu objetivo como algo que dependa de ti y de lo que te puedas responsabilizar. Aprende del proceso y no te centres en el resultado.

Plantéate nuevas opciones. Alternativas que no habías contemplado antes de encontrarte en esta situación.

Planifícate y dedica una parte del día a realizar aquellas actividades que nunca tenias tiempo de hacer (leer, tomarte un café, ver una película, visitar a un familiar, etc.)

Haz deporte. Mejora tu humor, dormirás mejor y reducirás la posibilidad de estados depresivos.

No abandones la vida social. Conocerás gente nueva y estos podrán convertirse en nuevos contactos.

Formarte. Si no dispones de dinero suficiente para pagarlo, busca cursos gratuitos y subvencionados. Se autodidacta. El saber no ocupa lugar. Te facilitará acceso a otro tipo de vacantes.

En el caso de que este tipo de reacciones emocionales se mantengan durante un tiempo o te supongan un elevado malestar, acude a un especialista.

“La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito” 
Ralph Waldo Emerson

Ricardo TorrobaRicardo Torroba

twitter

facebook

linkedin

 Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid con la especialidad de Psicología Clínica, Coach Ejecutivo y de Equipos acreditado por la Metodología CORAOPS y certificado por AECOP e ICF, Máster en Dirección de Recursos Humanos y Organización por ESIC Business & Marketing School y Máster en Compensación y Beneficios a través de la escuela Garrigues.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.