info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Salir de la Universidad. ¿Y ahora qué?

Cuando estamos en la universidad después de tantos años estudiando, mientras nuestros padres, familiares, amigos/as, novios/as nos animan y empujan a seguir, hacemos en nuestra cabeza una especie de esquema en el que nos vemos triunfando. Creemos que al salir de esa Institución, gracias a los buenísimos conocimientos y preparación que hemos adquirido con el tiempo, tendremos el trabajo de nuestros sueños.

Sin embargo, una vez tenemos nuestro título bajo el brazo, la situación no es de ni de lejos lo que nos imaginábamos. No vienen directamente grandes empresas a solicitar nuestro currículum porque somos tan buenos que los cazatalentos lo detectan inmediatamente. No llegamos a ser directores de departamento en el primer año gracias a nuestros grandísimos logros. O no somos el trabajador del mes nada más incorporados a la compañía. Sino que nos encontramos con un panorama complejo. Y digo complejo, que no imposible.

Cuando salimos de la universidad todos queremos trabajar en aquello para lo que hemos estudiado. Pero al enfrentarnos a la realidad no tenemos muy claro cómo comenzar. Y aquí viene la gran pregunta: ¿Y ahora qué? Lo primero que debemos hacer antes de lanzarnos a la búsqueda en la jungla es analizar nuestra situación y entorno:

-Inexperiencia profesional, altos conocimientos teóricos, desconocimiento del mercado laboral, desconocimiento en la búsqueda efectiva de trabajo, falta de “padrinos” profesionales, alto nivel de desempleo juvenil, inglés, no inglés, frustración, desgana, desesperanza… ¡STOP!

Nuestro análisis no puede ser ese, sólo basándonos en los puntos negativos que nos venden. Debemos centrarnos en darle la vuelta a nuestro entorno.

-Sin experiencia y con altos conocimientos teóricos tenemos la solución de las llamadas becas, que cada vez podemos ver más en los buscadores. Éstas normalmente no están bien remuneradas, pero son una fuente maravillosa para comenzar a adquirir la experiencia necesaria para un contrato laboral. Las becas se pueden conseguir mediante publicaciones en páginas webs de empleo, páginas propias de las compañías, páginas de fundaciones como SEPI, etc.

-En cuanto al alto desempleo juvenil una idea que puede ser muy válida es el autoempleo. Hay que tener una buena idea y conocimientos al respecto, un buen equipo, ilusión y buscar los métodos más económicos para llevarla a cabo. Poco a poco contamos con mejores condiciones para los emprendedores y el mercado da indicios de seguir esa línea en pro de la emprendeduría. Hay que tratar con Hacienda, la Seguridad Social, Ayuntamientos y Organismos de Trabajo, pero la opción más cómoda es la asesoría laboral que te ayuda en todas las gestiones. Además, en tu CV será un punto a favor ya que denota que la persona ha estado en constante movimiento aún en tiempos revueltos, que no tiene miedo a tomar decisiones, que se enfrenta al riesgo y es proactiva…

Haciendo referencia a los “padrinos” profesionales, es algo que en España por suerte o por desgracia funciona muy bien. Consiste en que personas influyentes en el mercado “ayudan” a sus conocidos a conseguir grandes puestos de trabajo y oportunidades profesionales casi sin esfuerzo. No obstante, los grandes trabajadores (la mayoría de gente que vemos en las empresas trabajando) nunca contaron con ayuda. Fueron ellos los luchadores, los valientes, los que se hicieron a sí mismos para alcanzar dichos puestos de prestigio. Y por ello reflexiono y digo: Yo También Puedo Llegar.

Respecto al inglés, debemos ser conscientes de que en menor medida, sigue a día de hoy siendo la lacra de nuestro país. Algunos por miedo, otros por desidia y otros por autoengaño se dicen que no es tan necesario y que luego no se usa en las empresas. Por ello deciden no estudiarlo, mejorarlo o refrescarlo. Sin embargo, he sido testigo de cómo verdaderos profesionales con grandes competencias técnicas y personales, perdían su sueño laboral debido al inglés. Nunca es tarde y me considero fiel ejemplo de que el querer es poder frente al idioma.

Quizá ligado al punto anterior, debemos analizar que salir al extranjero es una opción para los valientes. Nadie nos echa. Somos nosotros los que debemos buscarlo. Salir de España enriquece personal y profesionalmente. Y además se valora en muchas empresas. Te da la oportunidad de conocer otras culturas y formas de trabajo, de recoger aquello que más nos gusta y adaptarlo a nosotros. También nos muestra lo que en nuestro país se realiza de forma satisfactoria y que deberíamos potenciar. Por lo tanto, salgamos creyendo en el reto no en la derrota.

En conclusión, cuando uno sale de la universidad, la pregunta ¿y ahora qué? debe ser una fuente de motivación. Es unos de los momentos probablemente de nuestra vida laboral donde más fuerza, ilusión, ganas, pasión y entrega podremos mostrar. Así que hagamos uso de todo ese potencial para creer que siendo organizados, metódicos, pacientes y constantes, lograremos ese puesto deseado para el que realmente sí que estudiamos.

Beatriz SuárezBeatriz Suárez            Profesional de Recursos Humanos porque me apasiona la gente y el mantenimiento de las relaciones. Particularmente disfruto con los procesos de selección, la gestión de equipos y siendo creativa a la hora de resolver problemas. Experiencia en Consultoras de Selección y en Dptos de RRHH de Empresas.

Universitario con trabajo

  • Hola! Me ha fascinado el articulo: muy real, positivo y personal.Sigue con tanta motivación y superación ; así conseguirás todo lo que te propongas. La suerte la trabaja uno mismo y tu la tienes. Me alegro mucho campeona. Lourdes.

  • Hola: Bea: Primero, comentarte la inyección de optimismo y motivación que transmites en el artículo. Efectivamente, las cosas no están bien en este país para ningún profesional medio, que somos la mayoría………..pero lo principal, en estos momentos, es no desfallecer y “automotivarnos”, ya que sólo así podremos alcanzar las metas y sueños que nos proponemos desde que iniciamos la senda de nuestro futuro como profesionales. Cuando en clase estudiábamos la motivación, quiero recordar que la definíamos como el impulso que hace que una persona se mueva, se movilize para satisfacer una necesidad…………….y esto, precisamente, es lo que transmites en tu artículo. Ante tu pregunta: ¿Y ahora qué??? la repuesta no es otra que MOVILIZARNOS………BUSCAR SIN DESCANSO lo que SOÑAMOS…………UN HUECO EN EL MERCADO DE TRABAJO!!!!!!!!!!………..y para ello,hemos de utilizar todos los recursos a nuestro alcance…………. Tú eres un buen ejemplo en teoría y práctica. FELICIDADES!!!! Con alumnos como tú, los profesores universitarios, debemos sentirnos orgullosos!!!!!!!!. Besos y ADELANTE!!!!!!!!!!!!!!!

Deja tu comentario

Your email address will not be published.