info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¿Recién Titulado? ¡Muévete y no te conformes!

Cierto es que actualmente la realidad laboral se ha convertido en una auténtica odisea, no hace falta ser muy audaz para percatarse que la situación es desastrosa, ni vidente para darse cuenta de que a corto plazo no va a mejorar. Sin embargo encerrarse en casa lamentándose no es una forma muy proactiva de atajar el problema.

Ni tan siquiera teniendo un trabajo estamos felices. Muchos perfiles junior que tienen la gran oportunidad de desarrollar su carrera dentro de su rama profesional no están excesivamente contentos. Ello viene motivado muy a menudo, acusando a su inexperiencia, porque sueldos ofrecidos son irrisorios teniendo en cuenta su preparación y potencial, por horarios incompatibles con cualquier tipo de conciliación familiar y cargas de trabajo completamente abusivas que no dejan disfrutar ni tan siquiera del aprendizaje, entre otras cosas.

Tanto si estás en esta situación, como si aún no tienes un hueco en el mercado laboral, la solución no es quejarse y aguantar el chaparrón esperando tiempos mejores y pensar que es lo que nos ha tocado vivir por la dinámica actual. Es hora de actuar desde el mismo momento en el que uno se plantea que no estás en el lugar que le corresponde, es ahora cuando tenemos todo el futuro por delante y podemos dar un giro de tantos grados como nos interese. Por ello, desaprovechar los mejores años de nuestra vida y acusar de ello a la situación o a otras personas no deja de ser una escusa que repetimos en la cabeza para no afrontar nuestro miedo a salir de nuestra zona de confort y ser quieres promovamos nuestro propio cambio.

Limitarse a usar un portal de empleo por internet y hacer clic en una vacante en la que ni siquiera encajas no es buscar empleo, es un poco presuntuoso pensar que así se va a encontrar trabajo. Hay que llevar a cabo una auténtica labor de investigación, de la empresa, del mercado y el sector, averiguar que empresas están contratando y que perfiles para posicionarnos antes incluso de que les surja la necesidad. Mientras tanto, formación, idiomas, hobbies y contactos. En todas las ciudades de este desesperado país hay multitud de talleres gratuitos donde potenciarse y hacer contactos, bares donde charlar con extranjeros e intercambiar los roles de profesor/alumno para ambos aprender otro idioma.

En el caso de tener un trabajo precario, no hace falta revelarse, recoger tu mesa e irte, hacer “huelga de bolis caídos” o boicotear nada. Hay otras formas de conseguir una mejor posición. Ante todo, lo más importante es comunicar tu estado actual a tu responsable, explicarle la situación conforme la percibes y tratar de encontrar una solución juntos.

Hay que tener en cuenta que los jefes también son personas empáticas y pueden entender nuestra situación. En el caso de no ser así, que vean nuestras ideas como abusivas, sean psicópatas o vean peligrar su estatus de autoridad, siempre está la opción de ponerse a buscar otro empleo en los ratos libres y tratar de salir de esa empresa tóxica que te aferra a la precariedad laboral.

Tanto en la búsqueda de empleo como en formar parte del “precariado” lo último que hay que hacer es permanecer inmóvil, autocompadecerse y pensar es lo que nos ha tocado vivir, ¡No! ¡De ninguna forma! Esto no funciona así, ahora es cuando tenemos la oportunidad de experimentar, equivocarnos, aprender, explorar y vivir. Si queremos cambiar nuestra vida, somos nosotros mismos quienes tenemos que tomar las riendas de ella, echarle esfuerzo y valor, salir de nuestra zona de confort y comernos el mundo.

Mario lopez urbanMario López Urbán

Me puedes encontrar en :

linkedintwitterConsultor de Recursos Humanos

Grado en Relaciones Laborales y RRHH

Máster en Dirección de RRHH y RSC

 

Universitario con trabajo

Deja tu comentario

Your email address will not be published.