info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¿QUÉ QUIEREN LAS EMPRESAS?

¿QUÉ QUIEREN LAS EMPRESAS?

Cuando estamos buscando un empleo nuestras primeras armas son el currículum y la carta de presentación. Si se ajustan a lo que la empresa ha solicitado pueden permitirnos pasar a la siguiente fase y conseguirnos una entrevista presencial con la empresa en cuestión.
A la hora de elaborar una carta de presentación para enviar a una empresa, es muy importante que sepamos a qué nos vamos a enfrentar. No voy a centrarme en cómo se elabora una carta de presentación, que es algo que seguramente ya habréis leído en otras ocasiones, sino que voy a hacer hincapié en lo que supondrá un punto extra para nosotros, ese plus añadido a cualquier carta de presentación. Y es que no debemos olvidar que las cartas de presentación deberían ser específicas y “a medida” para cada aplicación que hagamos.
Si tenemos la suerte de conocer la empresa final para la que tendríamos que trabajar, o si somos nosotros los que directa y espontáneamente enviamos el CV a la empresa escogida, podemos aprovecharlo en nuestro beneficio. Antes de escribir la carta de presentación debemos informarnos sobre esta compañía. Conocer su historia, su visión, su misión y sus valores, el sector en el que se mueve, su presencia en el panorama nacional o internacional, los productos que maneja, su tamaño… Esta información nos ayudará, por un lado a saber qué esperan de nosotros, y por otro lado a demostrar que conocemos la empresa y estamos deseando formar parte de ella.

Pero no solo es aplicable a la empresa en general, sino también para el puesto en particular al que queremos optar, en todos los puestos hay cualidades específicas que podrían hacer de nosotros candidatos más acordes al perfil buscado.
Una persona que se ha molestado en buscar esta información sobre la empresa ya puede imaginarse qué perfiles están buscando, sabrá si es una empresa más orientada a la atención al cliente, a resultados, si está buscando expandirse o mantenerse… y en función de estos datos actuará en consecuencia, haciendo hincapié en sus habilidades que concuerden o encajen más en dicha empresa.

De esta forma, por poner un ejemplo, una empresa multinacional que entre sus valores destaquen el compromiso, la inclusión y la responsabilidad, podrás saber que seguramente le den mucha importancia a las políticas de igualdad y conciliación laboral, apreciarán que seas comprometid@ con tu trabajo, que sepas idiomas y que demuestres haber manejado algún que otro contratiempo en trabajos anteriores. Por lo que te sería de gran ayuda resaltar aquellas habilidades que más se acerquen a lo que podría buscar esta empresa.
No se trata de mentir, sino de personalizar la carta de presentación resaltando aquellas cualidades nuestras que creemos más pueden impresionar a la persona receptora de nuestra carta y CV.

Una vez hayamos conseguido que nos llamen para acordar fecha y hora para la tan ansiada entrevista personal, tendremos que prepararla, también, adecuadamente. Bien es cierto que no podemos saber qué nos van a preguntar exactamente. Pero hay ciertas cosas que podemos ir preparando antes de la entrevista.
– Es importante que conozcamos nuestro currículum. A priori parece una tontería, pero hablo de fechas y funciones de cada uno de nuestros trabajos pasados. En la entrevista seguramente estemos algo nerviosos y es fácil que confundamos periodos o nos olvidemos de mencionar tareas importantes. Es mejor si lo preparamos un poco antes de la entrevista, para asegurarnos de que nuestro discurso a la hora de contestar a las preguntas sea coherente con lo que figura en el CV.
– Si ya hemos buscado información sobre la empresa cuando elaboramos la carta de presentación o ya hemos destacado nuestras habilidades específicas para el puesto en cuestión, ahora deberemos pensar en esas cualidades que hemos escogido y en cómo podemos demostrarlas en la entrevista. Obviamente, la mejor forma de demostrar habilidades o cualidades es con el tiempo y la práctica, pero como en la entrevista no vamos a tener mucho de esto, podemos contar alguna experiencia que demuestre o enfatice estas habilidades.

Por ejemplo, una situación en el que nuestro compromiso y responsabilidad con una empresa anterior quede patente (cómo nos involucramos en los diversos proyectos, si pudimos o no cumplir plazos de entrega….), para atención al cliente podemos contar cómo resolvimos una queja de un cliente, y lo mismo con las diferentes cualidades que creamos pueda estar buscando la empresa (trabajo en equipo, creatividad, liderazgo, atención al detalle…). No aconsejo mentir en estos casos, es bastante fácil saber si realmente se ha vivido la situación que el candidato está contando o si ha preparado la respuesta para la entrevista.

PhotoCredit: sproutsocial.com

Silvia GutiérrezSilvia Gutiérrez

linkedinConsultora de RRHH en FORMARK Consultores.

Licenciada en Psicología. Master en Dirección de los RRHH en la empresa.

Especializada en Selección de personal.

 

Deja tu comentario

Your email address will not be published.