info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¿Qué puedes hacer cuando ya has Intentado TODO para encontrar empleo?

Eco era una joven ninfa que vivía en el bosque, contaba con el don de la palabra y la elocuencia. Gracias a su habilidad comunicativa era capaz de entretener a Hera, madre de dioses y esposa de Zeus, el cual aprovechaba esos momentos para tener escarceos amorosos con sus amantes. Enterada y enfurecida Hera, castiga a Eco retirándole su capacidad para hablar, sin embargo le permite repetir las últimas palabras de cada frase. Herida en lo más profundo, Eco se recluye en una cueva.

Existe una teoría definida y formulada por el psicólogo y escritor Martin E.P Seligman a mediados de los 70, conocida como “indefensión aprendida”, que viene a establecer que cuando un organismo está expuesto a situaciones  que no puede controlar, aprende que responder es inútil. Esta teoría la desarrolló Seligman estudiando a perros a los que sometió a diferentes situaciones de estrés. Está comprobado que esta hipótesis también es totalmente aplicable a los humanos.

Las personas cuando intentamos alcanzar un objetivo y observamos que no lo conseguimos por circunstancias externas a nosotros, nos frustramos y empezamos a perder el interés, hasta que llega un momento en que dejamos de intentar cumplir esa meta.

Desgraciadamente en la época que vivimos, podemos observar que la teoría de Seligman funciona demasiado bien. Puedes ser Licenciado, Ingeniero o Diplomado, tener un buen nivel de inglés, conocer el manejo de diversas herramientas ofimáticas y hasta tener una sólida experiencia en cualquier área empresarial, y sin embargo por más que lo intentas, no encuentras un puesto de trabajo. Has tirado de contactos, te has apuntado a ofertas a través de portales de empleo, has actualizado tu perfil en las redes sociales profesionales y has enviado currículos a todas las empresas que se te han ocurrido, y todo ello con poco resultado. Cuando va pasando el tiempo y descubres que pese a todos tus esfuerzos, no consigues tu objetivo, es fácil que caigas en una situación de “indefensión aprendida” y que directamente dejes de realizar intentos viendo lo infructuoso de tus acciones.

Desde aquí quiero animarte a que insistas. ¡¡Ten por seguro que tú vales!!.

Sé que de poco te va a servir que te aconseje que mientras estás en búsqueda de empleo te sigas formando, que le des un empujón a tu inglés, que si se te cae la casa encima optes por hacer un voluntariado, o que si has agotado tus contactos tires de los contactos de tus contactos y que pese a todo, siempre mantengas una actitud positiva y te sientas activo.

No desesperar y seguir intentándolo, ese sería nuestro lema.

Al fin y al cabo tú lo que quieres es trabajar, y seguro que ya has hecho todo lo que te he indicado y que es básico para acceder a un empleo. Sabes además que actualmente con tener un currículum perfecto, o con cumplir el perfil idóneo para un puesto, no es suficiente porque entran en juego otras variables.

Primero, no todas las ofertas llegan. Segundo, que para las oportunidades que surgen se presentan multitud de candidatos muy bien preparados y la competencia es grande. Incluso puede ocurrir que no consigas acceder ni siquiera a realizar una entrevista. Pero, ¿cómo revertir la situación?

En un país como España en el que el problema del desempleo es estructural y que en situaciones adversas las cifras de paro se disparan, te diría que no hay soluciones mágicas.

No las hay, pero sí que hay una aptitud que deberías desarrollar y explotar. La PROACTIVIDAD, puede marcar la diferencia entre dos opciones: que te seleccionen para una entrevista, o bien que tu currículum quede apilado en el montón de candidaturas recibidas. Ante cualquier atisbo de posibilidad de empleo: llama, da la tabarra, que te conozcan, que sepan que estás buscando trabajo. Pide información, direcciones de correo de las personas que se encargan del proceso, intenta hablar con ellas y manda tu currículum. Generalmente a la gente de Recursos Humanos no nos molesta atender a un posible candidato. Tenemos que transmitir una imagen positiva de la empresa que representamos, y te aseguro que cuando consigues hablar con alguien que lleva el proceso, esta persona se va a acordar que habló contigo y va a tener cierto interés en conocer tu trayectoria, y eso puede jugar en tu favor.

También serían interesantes cuestiones como: la INICIATIVA. Plantéate temas como el autoempleo, hazte plan de negocios a pequeña escala de algo que te apetezca, que te motive y que creas que puede tener viabilidad. Aparte de sacar ideas, también te puede dar un plus de conocimiento en diversas áreas de la empresa.

Otro factor importante sería la COMUNICACIÓN. Habla con gente que esté en tu situación y con la que no lo esté, trata de ampliar tu círculo de contactos, quizás he hablado demasiado de los contactos, pero hoy en día son esenciales. Haz que el amigo de tu padre, o el compañero de tu hijo sepan que te encuentras en búsqueda activa. Del sitio que menos te imaginas te puede llegar una oportunidad.

La MOTIVACIÓN. Es fundamental no caer en el agobio y tener una actitud abierta y positiva. Como dice el famoso proverbio ruso, “caer está permitido, pero es obligatorio levantarse”.  Cada día es una nueva oportunidad, explótalo y aprovéchalo.

Hablaba al principio de mi entrada sobre el mito de Eco. La ninfa tras ser desposeída de su don se recluye en una cueva alejada de todo. Eso algo que nosotros no podemos permitirnos, no nos podemos alejar ni podemos recluir, tenemos que estar continuamente al pie del cañón, integrados y en contacto, sin decaer, esto es una carrera de fondo. Tampoco podemos limitarnos a repetir como el eco, no tengo trabajo, no tengo trabajo. Trata de actuar, toma la iniciativa y seguro que al final lo conseguirás. ¡Ánimo!

Director de RR.HH en Input Output Soluciones Informáticas. Consultor de RR.HH independiente especializado en Sector IT. Licenciado en CC. Políticas y Sociología, Máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos y D.E.A en CC. Políticas.