info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¡Por fin tengo una entrevista de trabajo! ¿Cómo debo prepararme?

Después de tanto tiempo buscando, ¡por fin tengo una entrevista de trabajo!, pero esto no ha hecho más que comenzar, ha llegado el momento decisivo. El momento en el que podré empezar a trabajar o por el contrario, tendré que seguir buscando. ¿Qué debo hacer para tener éxito?

No te preocupes, existen una serie de pautas o recomendaciones que te ayudarán en este proceso y harán que con mayor probabilidad consigas ese trabajo tan deseado.

Preparar la entrevista es un aspecto fundamental que mucha gente olvida, ya que piensan “total, si simplemente tengo que hablar de mí mismo, ¿qué no voy a saber yo de mí?”, pero lo que muchos no reparan en pensar es que la entrevista es el momento en el que debemos vender nuestro producto, NOSOTROS MISMOS.

Por ello, lo primero que debes hacer es informarte sobre la empresa y su sector: accede a su página web, consulta catálogos, folletos, busca contactos, personas que trabajen en ella, pregunta a conocidos… debes tener una idea clara de cómo es la empresa, qué tipo de personas trabajan en ella y qué es lo que pueden estar buscando. Evidentemente, ésto nunca lo podremos saber con exactitud, puesto que si lo supiéramos, el proceso de selección sería completamente transparente para todos los candidatos, pero tendremos que ser capaces de inferir qué es lo que buscan y que necesitan de nosotros para podérselo vender.

Una vez conozcas la compañía, debes prepararte la forma en que vas a contar tu trayectoria formativa y profesional: debes enfocarte en aquellos aspectos de tu trayectoria que más tienen que ver con dicha empresa. Revisa la vacante del puesto y detecta las necesidades para poder ofrecer “tus servicios”, es decir, destaca y enfócate en aquellos aspectos de tu currículum que encajan con las necesidades descritas.

Por otro lado, debes destacar aquellas competencias que crees que se necesitan para trabajar con ellos. Hoy en día este proceso no es tan complicado, puesto que la mayoría de las empresas tienen descrito en sus páginas webs su visión, misión, valores y competencias, por lo que echa un vistazo a este punto y trata de destacar tus virtudes en función de dichas competencias. Por ejemplo, si el trabajo en equipo está muy valorado en la empresa, tendrás que hacerles ver que eres un gran trabajador en equipo, si entre sus valores destacan la honestidad y la sinceridad, no te muestres como todo lo contrario. No se trata de no ser uno mismo y realizar una entrevista de selección como si estuviéramos actuando, si no de adaptar nuestra experiencia, habilidades, conocimientos y actitudes a lo que la compañía necesita para de esa forma podérselo vender y comenzar a trabajar con ellos.

Por otro lado y aunque resulte obvio, revisa dónde se encuentra la empresa y calcula cuánto tiempo te va a llevar el desplazamiento, aparcar si es que vas en coche o llegar de la parada del metro al edificio si vas en transporte público. Parecen temas poco importantes, pero es un aspecto fundamental, ya que llegar tarde a una entrevista supone comenzar con mal pie.

Respecto a la indumentaria, como regla general lo recomendable es ir vestido de manera formal: en el caso de los hombres, ir en traje es la solución más sencilla y te garantizará con más probabilidad acertar con el vestuario. En el caso de las mujeres, es recomendable del mismo modo, una indumentaria formal: no demasiado llamativa, llevar un maquillaje discreto y el pelo natural, es decir, no es necesario parecer que acabamos de salir de la peluquería. Es importante cuidar en ambos casos el aseo personal, que los zapatos vayan limpios e intentar que el desodorante no nos abandone. Debemos ir perfumados pero tampoco ir dejando un rastro de perfume allá por donde vayamos. Para las personas fumadoras, cuidado con fumar justo antes de la entrevista, el tabaco deja olor en la ropa y el aliento empeora también. Es recomendable que fumes al aire libre y no en el coche, para evitar llevar demasiado olor a tabaco y comerte algún caramelo antes de entrar para evitar el mal aliento. Te aseguro que descuidar estos aspectos, pueden hacer que eches a perder toda una entrevista.

De forma más particular, lo recomendable respecto al vestuario es adaptarse a la cultura de la compañía, es decir, si vas a realizar la entrevista en una empresa donde se vista informal, lo más idóneo es que vistas más informal que un traje, aunque no pasa nada si vas de traje en una primera entrevista a una empresa de este tipo. Eso sí ¡adapta tu vestuario en una segunda entrevista!

El preparar bien una entrevista con antelación, supondrá que tengas parte del trabajo hecho, el resto deberás hacerlo durante la misma.

ElisaSánchezPradoElisa Sánchez Prado

HR Generalist y Profesora de Formación y Orientación Laboral

Licenciada en Psicología y Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos

 

Deja tu comentario

Your email address will not be published.