info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¿En qué puedo trabajar? “No sé lo que se me da bien”.

“No sé lo que se me da bien”.  2 atajos para acercarte a conocerlo.

 Ésta es una de las frases que más escucho cuando se está manteniendo una charla sobre objetivos personales, vida laboral, o búsqueda de trabajo. Para qué nos vamos a engañar… empecemos por lo primero:  conocerse a uno mismo es un trabajo largo y difícil. Un trabajo que dura toda la vida. Pongámoslo un poco más enrevesado;  estamos continuamente aprendiendo con lo cual, cada año , cada mes , prácticamente cada semana somos una persona nueva. Yo pasé más de 5 años en busca de mi mismo. Un viaje que me llevó por los cinco continentes, a hacer todo tipo de trabajos y vivir todo tipo de experiencias. Las mejores y las peores. Al final de ese trayecto descubrí que había llegado al punto de partida, si bien es cierto que por el camino había aprendido varias cosas sobre la identificación de mis puntos fuertes y de las actividades laborales que más me satisfacían. Llegado un momento encontré “lo que me gusta”.

Hoy querría compartir con vosotros algunas de las claves que me han ayudado a reorientar mi carrera en dos ocasiones. Y cuando digo reorientar me refiero a un giro de 180 grados en cada ocasión: de comercial de banca a monitor de esquí ( pasando por todo tipo de trabajos entre medias) y de monitor a técnico de recursos humanos. Como sabéis, los profesionales de los recursos humanos hablamos de forma frecuente de las competencias. Son las habilidades que hacen que destaques en un tipo de trabajo. Saber cuáles posees es un punto de partida importante. Suena complicado ¿verdad? ¡Tengo buenas noticias para ti! Yo descubrí en varias ocasiones lo que me gustaba  y lo que se me daba bien  sin ni siquiera saber por aquel entonces qué eran las competencias.

1. La capacidad de metáfora. Dicen que la capacidad de generar metáforas y analogías, es una de las herramientas que hacen único al ser humano.

La inteligencia se vincula de forma frecuente con esta capacidad. Pero, ¿para qué nos sirve en nuestro camino de conocimiento personal? . Uno de los mayores problemas, sobretodo en universitarios y personas con poca experiencia profesional, es que no tienen experiencia suficiente como para haber probado y darse cuenta por prueba y error de qué se les da bien… de qué les gusta. ¿Interesante obstáculo verdad?  Es aquí donde sacamos nuestra nueva arma. Para suerte de todos, las competencias no son ni mucho menos algo exclusivo del mundo profesional. ¡Las estamos aprendiendo y poniendo en práctica desde que nacemos!

Es el momento de mirar a nuestro alrededor, y hacer el ejercicio de reflexionar sobre lo siguiente:

– ¿Cómo me comunico con las personas? Analiza  por ejemplo cómo hablas con tus amigos. Cómo lo haces con tu familia. ¿Se te da bien explicar cosas a la gente? ¿Disfrutas con ello?  O  eres ese miembro de la familia u amigo que siempre escucha a los demás?. Es muy posible que ni siquiera te hayas hecho estas preguntas pero… ¿sabías que cuando estás dando clases particulares a un niño de 10 años estás poniendo en práctica  en esencia las mismas habilidades que necesitarás a la hora hacer una exposición ante tu Jefe?  En efecto, no es exactamente igual pero si lo piensas dos veces en esencia es lo mismo.  Sólo el grado y las circunstancias cambian. ¡Perfecto!  Acabas de realizar el ejercicio de Metáfora. Estás empezando a autoevaluar la competencia  “Comunicación”. – ¿Qué tipo de problemas sientes que resuelves mejor en tu vida cotidiana? ¿Sabías que en el mundo profesional, la mayor fuente de valor que puedes aportar es la capacidad para resolver problemas?  tan simple (y tan complejo) como eso!  Cuanto mejor conozcas qué tipo de problemas puedes resolver a una compañía, un jefe, un cliente… más cerca estás de saber qué puedes ofrecer en el mundo laboral.

Entonces… ¿eres ese tipo de persona que cuando estabas en la “Uni” tratabas de entender en su totalidad lo que te estaban explicando? ¿Disfrutas conociendo cómo  funcionan en general las cosas? ¿Sabías que esto en el mundo profesional no es una lacra? Se llama “capacidad de análisis”  y es una competencia muy valiosa en muchos puestos de trabajo pero… ¿Sabes qué puestos de trabajo requieren de tu placer natural por analizar y entender las cosas? Será difícil conseguir un trabajo si no sabes cuáles son los que demandan tus competencias!

La lista de preguntas es larga, y un profesional de los recursos humanos puede ayudarte a formular las preguntas adecuadas, pero sólo tú puedes encontrar la respuesta. Recuerda, estás de suerte; no te hace falta haber tenido experiencia laboral amplia para saber qué es lo que se  te da bien. Observa tu vida cotidiana. Y haz una metáfora.

2. Sé flexible. No existe un sólo “lo que se me da bien”.  No existe un solo “lo que me gusta”.

De nada te servirá saber qué puedes ofrecer en el mercado laboral si cultivas la creencia de que tus habilidades sólo pueden ser de utilidad en un sector/ puesto/ empresa. No te culpes. Vivimos en una sociedad que tiende a encasillar y clasificar a las personas. Pero debes luchar para no caer en la tentación de generar creencias del tipo “Estudié economía, sólo puedo ser economista” “Soy ingeniero, no se me puede dar bien el trato con las personas”. Los profesionales más interesantes que he conocido en mi vida tienen algo en común: Ninguno alberga este tipo de creencia. Los profesionales más completos poseen la madurez suficiente para saber que la valía de una persona, no puede ser evaluada por la forma si no por la esencia que le mueve a hacer lo que hace. Confía en tu esencia.

Javier Pérez-Navarro Bienzobas

Javier Pérez-NavarroMe puedes encontrar en:

BLOGICONO

BLOGICONOlinkedinfacebook

Licenciado en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid

Máster en dirección de RRHH por la Escuela Europea de Negocios

Monitor y formador de monitores de ski por la escuela Canadiense

Mi trayectoria profesional comienza en el mundo de la banca, tras lo cual fui monitor de esquí y formador de monitores durante tres años. Actualmente he reorientado mi carrera hacia el mundo de los recursos humanos.

Universitario con trabajo

  • Que bonito todo esto, sí…pero la vida real es muy diferente. La realidad es que no hay trabajo, hay crisis, no se crea empleo y los trabajos se consiguen por enchufe. Así que no vale la pena ser muy bueno en algo, porque, olvídate no vas a trabajar de eso. Lo importante es a quien conoces y dónde te pueden enchufar, no importa si eres bueno para eso o no. Así va España….

    • Hola Pedro. Coincido en que la situación en nuestro país puede llegar a desesperar hasta a aquellos con más ganas y que más se están esforzando por conseguir un trabajo. Es un escenario en el que se están poniendo de manifiesto tantas carencias de nuestro sistema que todos acabamos ¨quemados¨por ello en algún momento.
      Precisamente, para todas las personas que no tienen ese enchufe, más vale que seas capaz de vender de forma rápida y convincente cómo puedes aportar valor a una empresa. Porque independientemente como nos sintamos, te aseguro que el objetivo número uno de una empresa en el mundo en el que vivimos es generar beneficio. No es un seguro, pero si eres capaz de comunicar cómo puedes aportar de verdad a ese beneficio tendrás más posibilidades de conseguir un trabajo que sin hacerlo.

  • Olé, olé y olé!!
    Interesante y muy bien trazado el foco, ahora… Por qué no te marcas una bateria de preguntas poderosas sobre las competencias ? Sería muy estimulante para el autoconocimiento de aquellos q nos leen, pero aun asi, Javier, me quito el sombrero!

    • Gracias Cristina ,

      Me parece una buena idea y es algo que pensé mientras escribía , pero el texto ya se me iba de largo…pódría ser un buen post como segunda parte de éste. También estaba dándole vueltas a escribir algo sobre el modelo de personalidad de Meyers-Brigg que es bastante sencillito de entender.

      Un abrazo!!

Deja tu comentario

Your email address will not be published.