info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

No estamos entendiendo nada, reflexión sobre la RSE

No estamos entendiendo nada

En el año 2008 nos visitó un panorama económico que nadie pudimos evaluar hacia dónde nos iba a llevar.

Entramos en un proceso de crisis – algunos lo llamaron reestructuración – donde todos, irremediablemente todos, nos vimos afectados en mayor o menor medida.

Como ya decía en un artículo escrito hace años (RSE para un mundo posible) “Lo peor de esta crisis no es ya la crisis en sí, sino la forma en que ha arraigado en lo más hondo de nosotros. La crisis financiera derivó primero en crisis económica, y de ahí nacieron el resto de crisis. Incluida la penúltima, la de las energías renovables. Digo penúltima porque, a mi juicio, la última en cristalizar ha sido la crisis de responsabilidad.

Responsabilidad porque si alguna enseñanza nos ha dejado la crisis es que hay que tener visión, ser innovador y acometer buenas prácticas empresariales. De ésta no salimos simplemente a base de golpes de creatividad, sino de la mano de la ética y la transparencia. Ahora se trata de restaurar la confianza en bancos, empresarios, mercados, supervisores y políticos. Pero, sobre todo, en la sociedad”.

A todo esto le podemos poner el título de ­Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Desde mi punto de vista, uno de los graves problemas de la RSE es su indefinición, pues cada uno le hemos puesto el traje que mejor nos sonaba: Reputación Corporativa, Responsabilidad Social Corporativa, Responsabilidad Social Empresarial, Responsabilidad Corporativa, Responsabilidad Social Sociosanitaria,… y así podría seguir hasta completar la tribuna.

Estamos “discutiendo” un nombre cuando a lo realmente importante no le estamos dedicando el tiempo necesario.

Todos estos términos se pueden reducir en una sencilla frase “RSE es un CÓMO para conseguir un QUÉ”.

Así, cada uno, puede ponerle el nombre que quiera al QUÉ y al CÓMO. Hasta que no sociabilicemos la RSE seguiremos navegando por el cielo con buenas ideas, pero no aterrizaremos con grandes cambios que es lo que tanto a nivel personal como empresarial necesitamos.

Una imagen que me impactó recientemente fue la de un médico abatido al haber perdido un paciente. Más allá de la historia, está el sentido.

El sentido que se desprende de un profesional cuyo objetivo es el de garantizar la salud de las personas que le rodean y que, en este caso, no consigue mantenerlo.

El sector sociosanitario es uno de los que más influencia está teniendo en nuestro día. Quizás porque cada vez más nos preocupamos por nuestra salud y, la falta de ingresos en innumerables familias conllevan problemas en este ámbito.

Independientemente del sector donde se actúe debemos entender para qué estamos aquí y qué influencia tenemos en nuestros grupos de interés.

El éxito personal y profesional está ahí, en establecer modelos de confianza que nos permitan ser referente en nuestra actividad diaria.

Trabajando desde las emociones, pero sin perder el objetivo que nos trae cada día, nuestro QUÉ.

Hace unos días hablaba con un CEO de una gran compañía española sobre estos temas y me decía:

“Desde nuestra empresa apostamos por la RSE de manera incondicional y allá donde vamos lo exponemos. El otro día nuestro DIRSE participó en unas jornadas y le pregunté cuántos clientes habíamos traído de ese evento”.

No sigo detallando, pero lo que tengo claro es que No estamos entendiendo nada.

La RSE no es un modelo de captación directo de clientes, es el cómo desarrollo la estrategia de mi compañía para conseguir que esos clientes vengan, para conseguir empleados más motivados, para conseguir proveedores mejor adaptados,….

El departamento encargado de traer los clientes a la empresa es el COMERCIAL, el de gestionar las inversiones el FINANCIERO, el de las personas RRHH, el de que todo funcione correctamente ORGANIZACIÓN, y así todos los que forman la empresa.

Y todos estos deben tener en cuenta en sus decisiones COMO debo hacerlo para que consiga ser más competitivo, más sostenible, más responsable, más ético, más coherente, más transparente,…

Dejemos de tratar la RSE como un concepto y trabajemos más en llevarla a la práctica.

Crédito Foto: www.conexionverde.com

Lucio Fernández López

Luciofernandezlopez

twitterfacebookgoogle+linkedin

Diplomando en Magisterio por Primaria y Licenciado en Pedagogía por la Universidad de Murcia. Máster de RRHH por la ENAE. Técnico Superior en RSC.
Dirección de Recursos Humanos y RSE  en Redyser
Profesor del Máster de RRHH de Enae Business School y Máster de RSC de la Universidad de Málaga y en Escuela Europea de Negocios y de la Bureau Veritas Business School

Vicepresidente de la Asociación de Directores de Recursos Humanos de la Región de Murcia.

Socio fundador y Miembro de la Junta Directiva de DIRSE y Coordinador del Comité Técnico de la Asoc. para el Desarrollo de la Responsabilidad Empresarial y Social.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.