info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Me voy a quedar sin trabajo, ¿Qué puedo hacer?

 

Hoy en día sabemos que el trabajo es más temporal, inestable e inseguro que nunca. Muchos profesionales en activo están viviendo situaciones muy críticas con signos evidentes de la mala situación por la que está atravesando su empresa, y que en los próximos meses sufrirán un cierre, concurso de acreedores, un ERE, otro ERE…

Durante este tiempo muchas personas se aferran a que ocurra un milagro de última hora, o simplemente no hacen nada “esperando  a ver qué pasa”. Otras en cambio, asumen más rápidamente la situación y se ponen manos a la obra concienciándose de que toca un cambio profesional. La mismas circunstancias y dos actitudes distintas.

Es evidente que en  ambos casos la situación de adaptación será bien distinta para  enfrentarse al día después, pues mientras unos han ido preparándose mentalmente en ese tiempo y han empezado a hacer cosas,  otros lo deberán hacer frente, de golpe junto con un sentimiento de soledad, incertidumbre, desorientación y miedo.

Si eres de los que saben que la situación va a producirse y  aún tienes margen de tiempo para maniobrar, preocúpate de investigar cómo está el mercado en tu sector, saber qué están pidiendo,  qué opciones  tienes para reorientarte según tus competencias,  qué contactos tienes, desarrollar herramientas para complementar tu perfil, formarte, mejorar el segundo idioma, etc. Cuando llegue el momento estarás mejor preparado para enfrentarte al difícil cambio.

Si no hiciste nada durante este tiempo valioso y  te encuentras de repente en la calle, entonces no te cojas ni vacaciones, ni días sabáticos, ni descanso por muy merecido que lo tengas,  no hay tiempo que perder y debes ponerte cuanto antes en el proceso de búsqueda de un nuevo empleo.

¿Qué hacer al día siguiente? O dicho al contrario ¿qué no vas a hacer? lo que no vas a hacer es enviar el Cv   a toda oferta sin antes hacer un buen plan. Lo que no vas a hacer es quemar tus contactos sin saber muy bien lo que buscas. Lo que primero debes hacer es sencillamente seguir con los hábitos y la rutina de todos los días pero con un plan,  una motivación y un objetivo bien distinto que es encontrar un buen empleo (que no uno cualquiera) sabiendo lo que quieres e ideando unas herramientas para conseguirlo.

Levántate temprano aunque te quedes en casa.  Quedarse en la cama no te ayudará en nada. Organízate el día y aprovecha tu tiempo como si estuvieras trabajando.

Sal y haz algo de deporte todos los días durante 30 minutos o da un paseo enérgico. Te ayudará a tener la mente despejada de pensamientos negativos.

Vístete como si fueras al trabajo. Salir a la calle con ropa deportiva o de andar por casa pensará tu subsconsciente que eres un parado. La imagen que proyectamos es esencial. Nunca se sabe a quién te puedes encontrar.

Di que estás buscando trabajo y sobre todo ¡de qué! No seas tímido, la timidez no sirve para nada. Todo el mundo necesita algo de los demás. Tú también.  a todas las personas que te conozcan, amigos, ex compañeros, vecinos, nuevos contactos. No debes avergonzarte nunca de tu nueva situación y esconderla, piensa que además puede ser un cambio profesional que te puede venir muy bien.

Revisa tu agenda y selecciona aquellos contactos que pueden ayudarte. Queda con ellos para tomar un café.

Retoma el contacto de todas las personas que has conocido en tu trayectoria profesional y crees que pueden ayudarte, jefes, compañeros, clientes, proveedores…

Escribe  qué se te da bien y por qué, escribe tus logros desde que comenzaste a trabajar. Debes saber en qué eres bueno, cuales son tu intereses  y motivaciones en este momento, tus competencias  y define  tu objetivo profesional.  Si no sabes cómo hacerlo hay profesionales que te pueden ayudar.

 Haz un buen CV.  Esto es básico.  Dedica tiempo a hacerlo.  Si no sabes cómo hacerlo, en la red encontrarás muy buenos consejos y/o acude a un buen profesional, bien puede merecer la pena para que pase el primer filtro.

Investiga eventos del sector que te interesa para asisitir con regularidad, esto te mantendrá en activo, accederás a información útil para ti,  conocerás gente nueva que te puede ayudar.

Actívate en las Redes Sociales.  Especialmente en la red profesional por excelencia Linkedin. Tu trabajo es que te conozcan, así que publica noticias, comparte, sigue a grupos y empresas target. Si no sabes cómo funciona, prepárate para ello. Aquí te podemos ayudar.

Anímate a tener tu propio Blog y compartirlo con otras personas que te interesan. Seguro que en aquello que eres bueno podrías escribir ríos de tinta ¿ no?. Tu blog hará que te conozcan mucho mejor y puedas llegar fácilmente  a personas que te interesan.

Infórmate de  alguna asociación o colectivo interesante para tu perfil no sólo para generar contactos sino para ayudarte con la bolsa de empleo, eventos, formación, etc.

Busca algún tipo de formación que sea útil para tu perfil, pero ¡cuidado! no cualquier formación para llenar el CV ya que esto es contraproducente. Presencial mejor. Ello te permitirá adquirir nuevas habilidades, abrir tu red de contactos y seguir en “activo”

Piensa que el tiempo que estés inactivo profesionalmente afecta a tu nivel de empleabilidad y  tendrás que justificarlo tanto en tu CV, como en la entrevista de trabajo.

Como ves hay mucha tarea por planificar así que te recomendamos comiences cuanto antes y tengas  mucho positivismo y  la autoestima bien alta,  piensa que  está por venir un nuevo reto  profesional para el que estarás bien preparado.

Ánimo y ¡Adelante!

Cris ShimaCristina Shima @cshima

Consultora Captación de Talentos y Recolocación, Consultora en Carrera y Empleo

Deja tu comentario

Your email address will not be published.