info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Me han llamado para una entrevista de Trabajo :) ¿CÓMO PREPARARME?

En nuestro proceso de búsqueda de empleo y después de tanto esfuerzo, llega el momento en que recibimos la esperada llamada para asistir a una entrevista. Este es el primer paso para demostrar cuánto valemos y alcanzar nuestro objetivo.

Normalmente, tanto consultoras como empresas suelen contactarnos por teléfono. No perdamos la calma por la emoción e intentemos sacar la mayor información sobre a qué nos enfrentamos. ¿Para qué puesto es, ciudad, qué documentación se requiere?  Preguntar sobre el rol del entrevistador y su nombre nos permitirá investigar en Linkedin y nos haremos una idea aproximada de quién es. Todas aquellas preguntas relevantes deben quedar resueltas en esa llamada para ir lo más seguros a nuestra entrevista.

Asimismo, debemos buscar información acerca de la compañía, si nos han revelado cuál es. De este modo, podremos introducir durante la conversación detalles que hemos averiguado, y demostrar lo proactivos e interesados que estamos en la oportunidad. Si la entrevista es mediante consultora o ETT, debemos pedirle asesoramiento previo para sentirnos más seguros.

Es muy interesante que hagamos un ensayo de lo que puede suceder en nuestra cita. El triunfo se basa en la práctica. Por tanto, hagamos una batería de preguntas habituales y ensayemos con un conocido cambiando incluso las cuestiones y respuestas. Para este entrenamiento debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos de entrevista:

La entrevista ideal es aquella en donde el consultor realiza una presentación de la compañía, el candidato resume su trayectoria, el entrevistador solicita ciertas explicaciones para a continuación describir el puesto y condiciones generales del mismo, siendo por último el turno de preguntas.

La entrevista de pregunta abierta donde sólo habla el candidato se basa en la realización de preguntas como; “háblame acerca de tu experiencia profesional o preparación”. En esta entrevista no debemos excedernos en dar información. Debemos ser precisos y comentar nuestros logros y competencias técnicas, teniendo en cuenta que si se producen silencios, no debemos intentar rellenarlos. En tal caso, deberemos averiguar si el reclutador desea que ampliemos la información.

La entrevista de preguntas/respuestas distendidas puede confundirnos, pero recordemos que estamos en una entrevista y por tanto, de una forma inteligente, continuemos vendiendo nuestra candidatura en todo momento. Podemos durante la conversación hacer alusiones a nuestra experiencia, éxitos o anécdotas relacionadas con el tema.

La entrevista tipo examen técnico suele utilizarse para puestos muy técnicos donde las preguntas siempre irán en relación con el puesto. Es decir, acerca maquinaria, programa informático, conocimiento técnico o productos químicos, industriales… Para ello, debemos repasar nuestros conocimientos y los aspectos técnicos con los que hemos trabajado o en los cuales nos hemos formado.

En la entrevista bajo presión se ejerce presión psíquica sobre el candidato, resultando efectiva para posiciones que requieren de una fuerte tolerancia al estrés y/o a la tensión. En ellas siempre debemos mantener la calma y ser conscientes de que es una estrategia para probar nuestra conducta y reacciones a los estímulos.

Necesitamos ir preparados también logísticamente a nuestra cita, así que siempre es mejor prepararlo todo el día anterior a la misma. Hay que apuntar los detalles necesarios para localizar la dirección, debemos chequear que nuestro CV está totalmente alineado con nuestro pasado y lo que queremos reflejar para el futuro, además de imprimir mínimo 2 copias; Una para el reclutador y otro para nosotros, usándolo como guía durante nuestra conversación. Asimismo, debemos recopilar toda la información relevante que tengamos; cartas de presentación, recomendación, listado de personas para la toma de referencias. Por último, muchos de los detalles que nos dan en la entrevista los pasamos por alto debido a la situación, por lo que necesitaremos una libreta para apuntar toda la información que nos faciliten y que nos servirá para tomar decisiones frente a lo que nos ofrecen.

Para enfrentamos a la entrevista tenemos que cuidar todos los pequeños detalles como:

La apariencia es muy importante, por lo que hay que adecuar la vestimenta al puesto que ocuparemos. Además de no usar colores vivos para no desviar la atención del entrevistador.

El lenguaje no verbal es fundamental en selección. Por ello, en nuestro ensayo debemos practicar La postura ideal siendo naturales y poniendo un brazo sobre la mesa y el otro en la silla. De lo contrario, el entrevistador interpretará que si nos inclinamos hacia adelante tenemos una necesidad de convencer, si lo hacemos hacia atrás implicará que estamos protegiéndonos de algo y si se mantiene prolongadamente la misma posición indicará que estamos rígidos y nerviosos.

La voz y la mirada son cruciales, debiendo ser siempre firmes, amigables, claros, hablando a una velocidad media y fijando la mirada en nuestro interlocutor demostrando confianza.

Por supuesto, el vocabulario a utilizar siempre será el más correcto dentro de una naturalidad, utilizando expresiones técnicas para demostrar nuestra capacitación y evitando palabras que evocan a la negatividad como “problema” sustituyéndolo por “desafío”, “difícil” por “reto” o sustituir expresiones como “nunca lo he hecho” por “estoy capacitado para llevarlo a cabo”. De este modo, inspiraremos positividad y crearemos un ambiente psicológicamente positivo a nuestro favor.

Tras la entrevista, es necesario enviar un email de agradecimiento por el tiempo y el interés demostrado por el seleccionador. De ese modo, cerraremos el ciclo con una imagen de profesionalidad, ayudando a la toma de decisión de un a veces dubitativo entrevistador y ofreciéndonos para cualquier nueva información requerida o futuras oportunidades profesionales.

Como conclusión, debemos entender lo importante que es ir bien preparados a la entrevista y creed que cuantas más hagamos, mejor sabremos enfrentarnos a ellas. Debemos potenciar nuestras posibilidades. Nos han elegido a nosotros frente a muchísima gente para acudir a la cita, por lo que luchemos y creamos lo mucho que valemos. Al final, partimos siempre del no. El sí es sólo cuestión de argucia. Ánimo y buena suerte en esa entrevista. Y si no hay suerte, verás como del aprendizaje surgirá una nueva oportunidad de éxito.

Beatriz SuárezBeatriz Suárez Profesional de Recursos Humanos porque me apasiona la gente y el mantenimiento de las relaciones. Particularmente disfruto con los procesos de selección, la gestión de equipos y siendo creativa a la hora de resolver problemas. Experiencia en Consultoras de Selección y en Dptos de RRHH de Empresas.

  • ltg9670@yahoo.es

    Enhorabuena de nuevo, Beatriz!
    Me ha parecido un artículo super interesante y muy útil para aquellas personas que tengan que enfrentarse a una entrevista de trabajo. Sigue siendo tan buena gente y tan profesional. Besitos. Lourdes.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.