info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Los buscadores de empleo o Corredores de fondo

Los buscadores de empleo o Corredores de fondo

Hola, ¿qué tal?, me presento, mi nombre es Jesús López y a lo largo de éste escrito y de los que puedan venir en adelante, me gustaría poder compartir algunas cuestiones contigo, que a mi me han ayudado en mi camino y que espero que a ti te puedan ayudar también.

El objetivo común que nos vamos a marcar y por el que nos vamos a conocer, si tú quieres, es el de buscar un empleo, y por mi trayectoria personal y profesional a alguien se le debió ocurrir que estaría bien que supieras algunas cosas al respecto, así que para ir caldeando el ambiente y para que no parezca tan frío nuestro encuentro, te propongo que permanezcas atent@ a una historia que quiero contarte:

Hace ya algún tiempo y un poco más al norte, de dónde nos encontramos tu y yo ahora, en un fornido bosque, se encontraba una cuadrilla de leñadores, que de forma afanosa iban talando, parte de aquella masa forestal, al son de una lenta agonía para aquel paraje.

Esos incesantes golpes, sólo se vieron interrumpidos, por la presencia de un joven, que con mas descaro que pudor intentaba buscar entre aquel grupo de hombres al capataz, al que increpó y alertó de su valía para desempeñar tan magno puesto; el capataz, ante aquella soberbia actitud, pensó que podría ser buena idea contratar al descarado joven, que aunque no parecía muy preparado para el puesto y su técnica no era la mejor, la compensaba con sus desbordantes ganas de asumir aquella nueva tarea.

Provisto de una hermosa y afilada hacha y tras haber escuchado unas míninas directrices sobre cómo talar, comenzó su extenuante jornada en la zona asignada del bosque; al final de la misma, el joven había sido capaz de cortar hasta 18 árboles, el capataz no pudo mas que felicitar al afanoso joven por tan magna hazaña; nuestro protagonista animado por su esfuerzo y por la recompensa verbal de su capataz, decidió marcharse pronto a acostar para ser el primero en levantarse y batir su propio record, su esfuerzo de ese día, sólo le reportó 15 troncos, a la mañana siguiente sólo fue capaz de cortar 7 y al final de la semana, pasó toda una tarde para cortar su segundo árbol.

Abatido, confundido y apesadumbrado, se acercó a su capataz, para comentarle que ya no era capaz de cortar más árboles y que no entendía que estaba pasando; el capataz sonriéndole y mirándole de arriba a bajo, le preguntó

 ¿Cómo has afilado tu hacha?

 

No he tenido tiempo de hacerlo, contestó asombrado el joven leñador.

 

Extracto de EL LEÑADOR TENAZ de Jorge Bucay

 

¿Y tú, cómo afilas tu hacha?

Seguramente hayas escuchado en múltiples ocasiones, que buscar un empleo, en un empleo en sí y de hecho yo me he encontrado con gente que invierte en torno a las 8 horas de búsqueda de empleo en diferentes tipos de webs, con unos resultados muy alejados del esfuerzo; sin técnica, sin estrategia, registrándose a todo lo que ven y asombrándose de que su teléfono, no suene nunca ni para una triste entrevista de trabajo; pero claro, la culpa es de la crisis, esa a la que ya hace tiempo nos deberíamos haber acostumbrado, al menos, después de 7 años….. así que si no encuentras empleo, invirtiendo tanto tiempo y aplicando a tantas ofertas, tú, terminas por no convertirte en responsable de tus resultados y ser una víctima más de nuestro sistema.

Definitivamente, has olvidado afilar tu hacha, has olvidado, que las webs de empleo, redes sociales y tu propio CV, no sirven para nada, si no van acompañados de una estrategia y sobre todo, si no te cuidas, todos éstos apoyos que te acabo de nombrar, son sólo la alfombra roja de ese gran activo que eres TÚ. Así que ¡ponte las pilas!

En mi experiencia profesional, una vez me di cuenta, que cuando dudaba sobre la idoneidad de un/a candidat@, tenía un 50% de posibilidades de equivocarme y cuando estaba seguro al 100% de su idoneidad, no me equivocaba!!!  No quiero que interpretes esto cómo un ataque de soberbia. Es que algunas personas afilan muy bien su hacha y eso, se nota desde que entran por la puerta; a todas esas personas comencé a preguntarles que hacían en su día a día y de esas entrevistas saqué las conclusiones que quiero compartir contigo en las próximas semanas; hasta que llegue la próxima, me gustaría invitarte a realizar un ejercicio:

 

Imagínate, que dentro de 2 meses vas a encontrar si o sí, un empleo, ¿en que invertirías tu tiempo en las próximas semanas que te queda hasta que llegue?, ¿harías cosas diferentes a las que actualmente haces? Piénsalo

 

No olvides, que la búsqueda de trabajo, no es apta para sprinter, está diseñada para corredores de fondo.

Jesús López

JesúsLópez

BLOGICONO

linkedin

Licenciado en psicología por la Universidad de Granada.

Máster en dirección de RR.HH por el Instituto madrileño de formación.

Máster en coaching y gestión del talento por EUDE business school

Experto en coaching personal.

Coach asociaco certificado con número 10.375 por ASESCO

Deja tu comentario

Your email address will not be published.