info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Gestionar nuestros pensamientos es clave en la Búsqueda de Empleo

 Las personas vivimos en un constante diálogo interno en lo que podríamos llamar una comunicación con nuestro yo interior. Es curioso cómo nos dirigimos a nosotros mismos muchas veces sin ser conscientes de ello y de la influencia que tiene todo esto en nuestra conducta. El porcentaje de tiempo que ocupamos en estas conversaciones supone más de la mitad de las horas que tiene el día.

Los mensajes que nos enviamos determinan cómo nos sentimos y el modo en que nos sentimos condiciona a su vez como actuamos ante el mundo. Por este motivo debemos de ser cuidadosos con lo que pensamos. Si los pensamientos que nos enviamos de manera constante son pensamientos de fracaso las emociones que experimentaremos con bastante probabilidad serán negativas.

Por poner un ejemplo: cuando una persona está buscando trabajo y esta situación se prolonga en el tiempo es posible que empiece a dudar de sí misma y en algunas ocasiones puede experimentar  pensamientos del tipo del tipo: “si en todo este tiempo no he conseguido trabajo nunca lo haré”, “en realidad no se hacer nada bien” … todos estos mensajes de fracaso enviados a nuestro cerebro de manera reiterada terminan por generar baja autoestima, miedo, ansiedad y otro tipo de emociones que influyen oponiendose en el logro de nuestras metas, pero ¿de qué manera?: disminuyendo nuestra motivación hacia el logro de dicha meta. Imaginemos que una persona termina por creer realmente que “nunca“ va a conseguir trabajo, en ese caso es bastante probable que deje de realizar las conductas que desempeñaba para tratar de lograr su objetivo ya que ¿para qué va a moverse uno si no va a conseguir nada?

Debemos tener en cuenta que los pensamientos del estilo “nunca lo conseguiré” o “no se hacer nada bien“ son ideas irracionales, no son pensamientos objetivos ni sopesados. Estos pensamientos están expresados en términos absolutos:

“nunca“ , “nada“. ¿Acaso la realidad es de un solo color?, ¿acaso las cosas son blancas o negras?, ¿realmente  es cierto que porque una persona no haya encontrado trabajo en un tiempo ya “nunca” lo vaya a conseguir ?, ¿lo podemos afirmar al 100%? ¿seguro?.

Es muy importante identificar este tipo de pensamientos y trabajarlos de cara a transformarlos en pensamientos meditados y equilibrados, de modo que tengamos un mayor control sobre nuestras emociones y nuestra conducta resulte más eficaz y adaptada. De este modo conseguiremos tomar decisiones más certeras y aumentar nuestras posibilidades de emplearnos. No se trata de un trabajo fácil y requiere de un gran esfuerzo personal el tratar de cambiar éste tipo de pensamiento pero merece la pena hacerlo a fin de conseguir ser una persona más feliz y efectiva, ya sea tanto en el ámbito laboral, el que ahora nos ocupa, como en el personal.

Otra de las ventajas de trabajar la transformación de este tipo de pensamientos  es  la superación de las limitaciones que nos imponemos a nosotros mismos y el logro de una mayor libertad.

¿Empezamos a prácticar para mejorar? algunas pautas para comenzar:

 1º.- Dedica un tiempo a observar tu diálogo interno y detecta tus pensamientos automáticos.

 2º.- Analiza la certeza de la información  que te envías a tí mismo.

3º.- Observa la practicidad de ese pensamiento. ¿ Te resulta de útil pensar de esa manera ?

4º.-  Observa como te hace sentir ese pensamiento .

 5º.- Sustituye tu mensaje negativo por uno positivo reformulándolo. Después observa la diferencia entre los dos y como te hacen sentir.

Un ejemplo:

Pensamiento original irracional: “Lo he vuelto a hacer, todo me sale mal“.

Reformulación: “ No me ha salido bien, voy a pensar por qué y qué es lo que puedo hacer para mejorar y que la próxima vez me salga mejor “.

Compara la practicidad en este caso de los dos tipos de pensamiento.

Como he comentado con anterioridad el trabajar este tipo de ideas conlleva tiempo y un gran esfuerzo. Según la situación personal en la que nos encontremos podríamos necesitar la ayuda de un profesional. Estas son tan solo unas pequeñas pautas para empezar a practicar.

Licenciada en Psicología
Máster en Recursos Humanos
Experiencia en Selección de Personal, Formación y Orientación Laboral
Psicóloga en consulta privada. Evaluación, diagnóstico y tratamiento psicológico

Deja tu comentario

Your email address will not be published.