info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Generadores de Emociones

¿Os habéis fijado en que hay personas que tan solo con su mera presencia parece que consiguen que nos sintamos de una manera determinada?

 Algunos días nos encontramos especialmente desanimados y cabizbajos y coincide casualmente que nos encontramos con María por la calle. Nos invita a tomar un café con una gran sonrisa en su cara y al rato y sin saber de qué manera ha sucedido comenzamos a animarnos poco a poco hasta casi conseguir olvidar del todo nuestra tristeza. María tiene algo, no sabemos qué, que hace que las penas se alejen.

En otras ocasiones, intentamos lograr un consenso en el grupo de trabajo, pero somos varios miembros, con ideas tan distintas y personalidades tan dispares que finalmente solemos terminar discutiendo. En ese momento entra Peru por la puerta, se acerca a la enorme mesa de la sala de reuniones alrededor de la cual estamos sentados dando unos enormes pero a la vez silenciosos pasos. Lo miramos atentamente y da la sensación de estar flotando sobre el suelo. Se acomoda por fin a nuestro lado, comienza a hablar y al cabo de dos minutos se ha vuelto a instaurar la paz en la reunión.

También nos pasa a veces que nos levantamos de buen humor. Son las diez de la mañana de un sábado, entreabrimos los ojos, giramos la cabeza y vemos que el sol brilla a través de los cristales de la ventana de la habitación y sonreímos. Como es un día festivo y parece hacer un tiempo estupendo tomamos la decisión de una vez arreglados ir a ver un mercadillo que han organizado en el pueblo de al lado. Así lo decidimos y así lo hacemos y disfrutamos de una fantástica mañana. Tres horas más tarde y volviendo del mercado con una sonrisa de satisfacción nos encontramos en el tren con Inés, una conocida de la infancia la cual se ha subido dos paradas más tarde que nosotros. La cara nos empieza a cambiar nada más verla. Inés es una de esas personas que despotrican por todo y que después de diez minutos a su lado nos hace sentir como si nos faltaran las fuerzas y no tuviéramos ganas de hacer nada. Es verla y experimentar una gran sensación de fatiga pero sabemos que toca aguantar el tipo porque la próxima parada no llega hasta pasados quince minutos. El problema está en que para entonces nuestro nivel de energía estará bajo mínimos y así sucede. Llegamos a nuestro destino, nos bajamos del tren y tenemos la sensación de que nos pesan los pies, las manos, el pelo y todo lo demás. Eso si, Inés parece estar ahora como una rosa. ¡Con lo que se ha desahogado no es de extrañar! Se baja del tren, se despide y hasta parece esbozar una sonrisa mientras se aleja y nosotros nos vamos a casa agotados física y mentalmente.

 Es muy frecuente en nuestro día a día el llamado contagio emocional. El estado emocional en el cual se encuentra una persona puede influir a los que le rodean o esa persona misma puede ser influenciada por el estado emocional de otros. Hay personas más o menos influenciables pero el fenómeno existe. Lo interesante es tomar consciencia de él y valernos de su poder para poder lograr efectos positivos tanto en la vida de los que están a nuestro alrededor como en la muestra propia. Hablemos con cariño y respeto, sonriamos y procuremos tener una actitud positiva pues todo se transmite. Evitemos asimismo dejarnos afectar por negatividades de otras personas por ejemplo adoptando una postura de asertividad ante ese sentimiento que nos hace mal y evitemos sintonizar un tiempo excesivo su canal. Una cosa es que un amigo te cuente sus problemas y tú dediques un tiempo a escucharle, aconsejarle y a tratar de transmitirle el mayor positivismo posible y otra muy distinta es que empática en exceso termines llorando con él y pensando todo el día en su problema.

En lo que se refiere a la orientación laboral el tema de los generadores de emociones es un tema interesante que puede resultar de gran utilidad de cara a incrementar nuestras posibilidades de emplearnos. Algunos ejemplos:

  1. En nuestro proceso de búsqueda de empleo nos conviene rodearnos de gente positiva y con iniciativa y dejarnos llevar por esa esencia. Esto nos aportará una buena dosis de vitalidad y ganas de hacer cosas que resulta fundamental para lograr nuestro objetivo.
  2. Debemos aprender minimizar la influencia que puedan ejercer personas pesimistas sobre nosotros cuando nos encontramos en un proceso de búsqueda de una oportunidad laboral de cara a no desanimarnos ni desistir en nuestro empeño hasta lograr el objetivo.
  3. En lo referente a las entrevistas laborales debemos cuidar nuestra comunicación. El tono empleado, el modo de decir las cosas y nuestra expresión entre otras tienen su influencia en la emoción experimentada por la persona sentada frente a nosotros Hagamos que juegue esto a nuestro favor.
  4. Cuando trabajamos nuestra imagen de marca por medio de las redes sociales por ejemplo es importante que cuidemos qué decimos y de qué modo lo decimos ya que despertamos un determinado tipo de emoción en el lector y posible reclutador o cliente con todo ello.
Licenciada en Psicología
Máster en Recursos Humanos
Experiencia en Selección de Personal, Formación y Orientación Laboral
Psicóloga en consulta privada. Evaluación, diagnóstico y tratamiento psicológico

Deja tu comentario

Your email address will not be published.