info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Fallos corrientes y consejos para redactar un BUEN CV (I).

Lo que voy a escribir, son mis opiniones subjetivas y opinables, pero a fin de cuentas es una opinión como persona que se gana la vida valorando cv´s y seleccionando candidatos. Por lo que pienso que puede ser de mucha utilidad, siguiendo el principio: “si esto que voy a hacer, puede restarme puntos de cara a un sector de los seleccionadores, mejor lo omito o lo hago de otra manera”.

No es cosa de caer en la paranoia de “cualquier cosa que ponga puede caer mal”, es cuestión de sentido común: basta con tener un cv bien presentado y que entre fácil por los ojos, y expresarse (en el mismo y en persona) de manera normal (en tanto que sin pasarse por un extremo o por otro, como ni muy sumiso ni muy sobrado por ejemplo), así como con respeto y educación, y, asertividad.

Se trata de procurar que tu cv sea como una canción comercial: que le guste no a un público en concreto, sino que guste a la mayor parte del público posible, dado que no sabemos de qué palo va a ser el entrevistador (siempre en general, si tu deseas entrar en una empresa cuya cultura gire alrededor del peloteo más galopante, pues a adular y a besar pies y manos se ha dicho).

Es simplemente, fallos recurrentes (o cosas que recurrentemente no me gustan nada), tras haber valorado cientos y cientos de cvs.

Nota: si has cometido alguno de estos, no es mi intención crucificarte ni reírme de nadie, es totalmente normal que los hayas cometido, pues tú seguramente eres especialista en cosas de las que yo no tengo ni idea (que son muchísimas cosas) y sobre las que podrías enseñarme muchísimo.

¿Cuál es mi intención? Que sepas hacer un cv óptimo (una de mis especialidades), y que no quede oculto ni un ápice de todo tu valor como profesional. Que brilles con la luz propia que tienes.

Idioma:

Poner Inglés, buen nivel.

¿Cuánto es buen? Es muy subjetivo, unos pueden entender esto como bilingüe y otros como nivel medio. Que sea un dato medible: Medio, medio-alto, B2, certificación FIRST por la Universidad de Cambridge, etc.

En experiencia profesional:

“1998 – Actualmente: Varias empresas.” Esto es invalorable. Tu cv debe ser tu escaparate, si tu escaparate está vacío o desordenado… pues a ver quién va a entrar en tu tienda. Si tienes X años de experiencia haciendo tales cosas a tal nivel, que todo eso luzca o se perderá como lágrimas en la lluvia, como dijo aquel.

Hay que poner también, TODAS las funciones realizadas, de manera concisa y clara, dado que cualquier puesto de trabajo (y cualquier candidato al mismo) se define por “alguien que haga esta serie de cosas”.

Nota para los informáticos: Si pones programador J2EE, y necesito alguien con experiencia programando con las herramientas anexas Spring, Hibernate y con base de datos SQL Server, y no me pones ninguna de estas cosas (caso de que tengas experiencia con ellas se entiende), como vea a continuación otro cv donde sí se indique, seguramente le voy a llamar a él. Pon todas y cada una de las herramientas tecnológicas que uses, más vale que sobre que no que falte.

Esto pienso que es aplicable a cualquier puesto (en cuanto a concretar y enumerar todas las herramientas de trabajo tocadas, por ejemplo en un administrativo: manejo de Word, Excel, Visio, correo Lotus Notes…).

Sé sincero.

Se coge antes a un mentiroso que a un cojo. Y si algo no me cuadra de lo que me dices, más que te voy a preguntar sobre ello. Incluso si consigues mentirme, en cuanto empieces a trabajar se va a notar, y ¡quedar como un mentiroso nada más entrar en una empresa…!

“Disculpe que le moleste” “Perdón por mi atrevimiento en dirigirme a usted…”

Esto en mi opinión, transmite que te consideras inferior al entrevistador. Si esto le gusta al entrevistador… no sé si de verdad quieres trabajar en esa empresa. Lo más probable que pase es que transmitas la idea de que eres poco válido al entrevistador.

…pero tampoco “soy el candidato ideal”.

Celebro que tengas un alto concepto de ti mismo, pero una cosa es seguridad en tus posibilidades (que es algo muy acertado), y otra dar implícitamente por hecho que eres mejor que todos los otros candidatos, a los cuales no conoces de nada (que me parece muchas cosas, pero ninguna de ellas, es “acertado”).

¿Qué propongo entonces?

Ni por encima ni por debajo de nadie: educación y respeto, tanto por la otra persona, como por ti mismo:

“Sería un placer poder dirigirme a usted en una entrevista”, “Gracias por su tiempo”, “Me dirijo a usted para…”, “Le agradezco el tiempo dedicado a valorar mi candidatura…”

Como no todo puede ser luchar y luchar y exigirse a uno mismo, y la risa es uno de los mejores descansos, cierro esta primera parte con el videocv del inigualable Barney Stinson.

jesús del vallelimp

Técnico de Selección y Reclutamiento en M&GT Consulting

Anterior: Glokal Consulting

Head-Hunter especialista del sector IT

Máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos

 

Deja tu comentario

Your email address will not be published.