info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Éxodo al éxito en la Búsqueda de empleo

Con nuestro título en mano, y un puñado de ilusiones, nos disponemos a buscar trabajo. Buscamos y rebuscamos, diseñamos y retocamos el CV numerosas veces pero no se cumplen nuestras expectativas. Es momento de plantearse salir del país. ¿Y si me voy al extranjero? Pero, ¿a dónde voy?

Si definitivamente nos decidimos a buscar empleo en el extranjero es preciso una planificación previa. No es tarea de unos días o una semana. Hemos de contar con una preparación concienzuda y para ello hemos de dedicar tiempo a empaparnos de mucha información, con el objeto de que nuestra “aventura” sea lo más fructífera posible.

Una vez tenemos claro que queremos salir, en primer lugar debemos pensar a dónde deseamos emigrar: el mundo es muy grande, pero existen una serie de factores que nos ayudarán a acotar nuestra búsqueda.

1) Idioma: ¿Sales por mejorar algún idioma en especial? ¿Quieres trabajar en en español y te decides por alguno de los países de habla hispana? El primer caso lo analizaremos más profundamente más adelante. En el segundo caso, te remitimos al punto 2 y 3. Trabajar en tu mismo idioma siempre supone una ventaja y puede hacerte crecer profesionalmente más rápido que si te vas a un país con un idioma diferente, principalmente debido a la inexistente barrera de comunicación.

2) Permiso de trabajo: Antes de decidirnos por un país no perteneciente al espacio económico europeo (UE+ Suiza, Noruega e Islandia) hemos de informarnos sobre las condiciones de permanencia en el país de destino. ¿Necesitaremos algún tipo de visado, España tiene acuerdos con ese país?

3) Perspectivas laborales: Es vital conocer cómo se mueve el mercado en el país de acogida. ¿Es un país enfocado a los servicios? ¿Se trata de un país con gran demanda de alguna profesión específica? ¿En ese país existe demanda de lo que nosotros podemos ofrecer?

4) Seguridad: Una condición básica a la hora de emigrar es conocer la situación sociopolítica del lugar al que vamos. ¿Es un país donde se respetan los derechos humanos? ¿Existen conflictos en la zona? ¿Existe una cierta seguridad en la vía pública?

5) Factores religiosos y culturales: ¿Estamos listos para integrarnos en un país con una religión diferente?

IDIOMA

Muchos jóvenes y no tan jóvenes se deciden por un país no hispanoparlante. Esta experiencia puede ser muy enriquecedora, sin embargo hemos de ser conscientes de lo que supone una barrera idiomática. Salir a un país a trabajar requiere que conozcamos muy bien el idioma. En caso contrario, es recomendable buscar un buen profesor particular o una academia que ofrezca cursos intensivos del idioma. Cuanto mejor preparados emigremos, más resistencia tendremos frente a los primeros meses de llegada, que suelen ser duros. Si además queremos ir al país a aprender el idioma, se desaconseja ir a las grandes urbes como Berlín, París o Londres, pues estas metrópolis están llenas de hispanoparlantes, lo que dificultará la integración y dará lugar al aislamiento en gueto del nuevo inmigrante. Una vez lleguemos al lugar, y si hemos llegado sin contrato desde origen, lo mejor es asistir a clases del idioma, en modo intensivo a poder ser. En pocas semanas se podrá ver un gran progreso en comparación al ritmo de aprendizaje que se podría tener en España. ¿La razón? Simple: Realizar un curso intensivo en destino facilita la adquisición de conocimientos, ya que el inmigrante y “estudiante” se encuentra en plena inmersión lingüística y por tanto el tiempo que se necesita para asimilar la materia es manifiestamente menor que si lo hiciéramos en nuestro país de origen. Si por tiempo o dinero no existe la posibilidad de realizar un curso, la opción del tándem es altamente recomendable. El tándem consiste en buscar a otra persona, nativo del idioma que tú deseas aprender y que quiere aprender tu lengua materna. Muchas webs/páginas de facebook facilitan el encuentro idiomático gratuito. Además, ver películas , escuchar música o ver la televisión ayudará claramente.

PERSPECTIVAS LABORALES

Una de las primeras cosas que deberemos hacer cuando lleguemos a nuestro destino, es acercarse a la oficina de empleo. Muchos países ofrecen un servicio bastante interesante, ya que allí nos pueden informar de asuntos importantes como las bolsas de empleo, la regulación vigente en temas de desempleo, posibles ayudas para la vivienda, subvenciones y requisitos para crear una empresa, cotización a la seguridad social… También nos hablarán de formación continua mediante cursos, universidades populares, academias de idiomas, desempeño de trabajos temporales… Lo ideal es empaparse de toda la información para luego determinar las opciones reales que tenemos en ese país.

Confección de una buena solicitud de empleo: Hoy en día no basta con un buen CV. Las solicitudes han de ir acompañadas de una carta de presentación que elaboraremos contando qué podemos aportar a esa empresa y que esperamos nosotros de ella; por qué nos hemos decidido por ella a la hora de postular para determinada oferta en esa empresa. Encontraremos miles de modelos en internet. Es imprescindible cuidar al detalle el aspecto de la misma y acompañarla eventualmente de un portfolio o de certificados/cartas de recomendación.

Rastrear por portales de empleo

 Será de mucha utilidad observar con detenimiento cada una de las ofertas que nos llegan por internet u otros medios, ya que cada país las escribe de acuerdo a unos estándares propiamente establecidos. De igual manera, es muy recomendable realizarnos una lista de portales y establecernos un horario para cada uno, de modo que veamos las nuevas ofertas que van saliendo, optimizando así el tiempo de búsqueda. Suscribirse a estos buscadores también puede ser una buena idea, pero también puede crearnos una saturación de correos electrónicos.

El uso de redes sociales debe ser hoy en día un “must” a la hora de buscar trabajo. Portales como Twitter ofrecen muchas ofertas de empleo al día. Cada vez son más las empresas que tuitean sus vacantes con la esperanza de encontrar a su candidato perfecto. Se recomienda hacer un rastreo de usuarios de Twitter que publiquen vacantes (grandes empresas, start-ups, portales de empleo, consultoras cazatalentos…) . Facebook es también una plataforma muy querida por las empresas para “dar la voz”, cuando se trata de ofrecer empleo. Google+ es aún una red social en pañales en nuestro país. Sin embargo, es bastante utilizada en otros países. Merece la pena echarle un vistazo, pues se espera que en este año crezca en número de usuarios corporativos (empresas) exponencialmente.

En cuanto a las redes sociales profesionales, como LinkedIn, es tarea a realizar ya en origen. Hemos de optimizar nuestro perfil y aprovechar su alto número de usuarios para conocer empresas y agregar contactos que nos interesen. Aunque LinkedIn funciona en Occidente a nivel global, tenemos que contar con otras redes que destacan en determinadas zonas, como Xing para los países de habla alemana.

Socializa, sal a la calle: En muchas ciudades existen cámaras de comercio, agrupaciones de los distintos gremios, embajadas/consulados de nuestro país, asociaciones culturales… Estos puntos pueden sernos de mucha utilidad para comenzar a hacernos una idea de las posibilidades reales en el mundo laboral del lugar en el que estamos, tanto a nivel regional como a nivel nacional. También ayuda mucho, y NUNCA será en balde, acudir a ferias/eventos relacionados con nuestra profesión. Inlcuso nuestra presencia en un afterwork puede darnos una grata sorpresa. Recuerda tener siempre a mano una tarjeta de visita, ya que no hemos de dejar escapar ni una oportunidad.

Teniendo en cuenta que buscar trabajo es un trabajo en sí mismo, y con el objeto de llevar al día el estado de nuestras ofertas, es imprescindible la elaboración de una relación de empresas que nos interesan, en formato Excel, por ejemplo, con detalles y solicitudes a enviar. Así, será mucho más fácil de conocer el estado de nuestras candidaturas y sabremos en todo momento qué hemos enviado a quién y en qué momento. Los campos a rellenar, a modo de ejemplo, serían: Nombre de la posición, nombre de la empresa, website, lugar del empleo, persona de contacto, email de contacto, estado de la candidatura…

Si queremos afrontar nuestra aventura con éxito, debemos armarnos de paciencia y ganas de aprender. Salir constituye una experiencia vital única que debemos ver como una oportunidad de crecimiento a nivel personal y profesional y no debemos verlo solo como la única salida, a la que muchas veces nos “obliga” la situación laboral actual. Hemos de aprovechar nuestra estancia fuera para poder volver a España con nuevas ideas y nuevas perspectivas que sin duda enriquecerán más nuestra cultura empresarial y dará como fruto un país con una mayor cantidad de profesionales de primera.

Beatriz SuárezBeatriz Suárez Profesional de Recursos Humanos porque me apasiona la gente y el mantenimiento de las relaciones. Particularmente disfruto con los procesos de selección, la gestión de equipos y siendo creativa a la hora de resolver problemas. Experiencia en Consultoras de Selección y en Dptos de RRHH de Empresas.

  • Con ex-alumnos así, merece la pena seguir siendo docente universitaria. Olé tú, MI NIÑA!!!!!!. Claro, directo, conciso y al grano. Para emprender una aventura, también es necesario planificar, dirigir tu acción y evaluar tus posibilidades. El ABC de cualquier gestión eficiente. Me encanta el artículo. Un besote!!!!!!!!!!

Deja tu comentario

Leave a Reply to Mª Teresa García Gómez Cancel Reply

Your email address will not be published.