info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Entrena en Escuchar Activamente. Competencia Clave en los Profesionales

Hace menos de un año que decidimos cuatro personas, que nos conocemos profesionalmente desde hace tiempo, poner en marcha una iniciativa de la que a día de hoy nos sentimos muy satisfechos por su evolución y resultados (más bien nuestro grado de satisfacción).

Se trata de reunirnos informalmente (a cenar) el último jueves de cada mes en un restaurante que ya tenemos concertado y realizar, lo que podría denominarse en líneas generales, “una tertulia”.

Evidentemente cada uno se paga lo suyo, donde se suele incorporar algún que otro contertulio invitado por los componentes del grupo, en total unos seis u ocho.

En ocasiones, y queremos en la medida de lo posible marcarlo como objetivo, hemos contado con la asistencia de alguna persona que destaca por su conocimiento en algún tema concreto que sea de interés común, al que se podría considerar un “experto” (evidentemente no hablo de EXPERTOS), con experiencia y conocimiento, que nos aporte, con el que poder cambiar puntos de vista, opiniones, etc.

El objetivo es debatir, aprender y preguntar, pero ante todo disfrutar y os puedo garantizar que lo conseguimos, ya que cada reunión es diferente y sobre todo nos ha generado algo importante: ilusión e interés. Cada jornada se marca como una cita ineludible a la que no se puede faltar (compromiso).

Independientemente a ello, por mi parte aprovechando estas jornadas y dado que a cada una de ellas se han ido incorporado al grupo, de manera puntual diferentes perfiles de personas, me he marcado como objetivo poder aprender, mejorar y observar una de las habilidades que más admiro: “la capacidad de saber ESCUCHAR”.

Daniel Goleman al que con toda seguridad todos conocemos por su gran obra “Inteligencia Emocional”, identifico el arte de saber escuchar como una de las principales habilidades de mayor nivel en esta aptitud: La Inteligencia Emocional.

En comunicación, Escuchar, es a lo que más tiempo dedicamos y a lo que menos atención prestamos, quizá porque no sabemos o no queremos o no lo intentamos, pero como dijo Plutarco: “Para saber hablar es preciso saber Escuchar”.

Y eso no es fácil. Saber escuchar es una de las habilidades más difíciles de desarrollar y encontrar porque hay que ponerse en el lugar del otro y normalmente eso suele ser complicado, a todos nos gusta que nos escuchen, ser actores protagonistas y el resto secundarios.

En la mayoría de las conversaciones que mantenemos y quizás influenciados por la vida que llevamos, la impaciencia, el día a día; cometemos un número significativo de errores que seguramente todos reconoceremos: mientras escuchamos, estamos pendientes de nuestros problemas, de cómo vamos a responder a la persona que está hablando e incluso nos precipitamos a opinar y en ocasiones interrumpir.

Se necesita coraje para pararse y hablar, pero mucho más para sentarse y escuchar Winston Churchill.

Por ello, es imprescindible que si queremos realmente desarrollar y manejar esta importante habilidad, empezar por uno mismo, poniendo en práctica lo siguiente en toda acción de comunicación:

dejar hablar

demostrar interés

no distraerse

empatía

paciencia

no interrumpir

reconocer

asentir

no criticar

En mí caso y no solo en las tertulias que he comentado, tanto en mi vida profesional como personal, intento hacer todo lo posible por practicarlo, inicialmente de forma consciente-competente, esperando evolucione a inconsciente-competente.

Ya que Escuchar con atención, proyecta una imagen de Respeto y esto es fundamental en toda comunicación.

Por lo tanto, saber escuchar tiene grandes beneficios para la persona que escucha pero, sobre todo, también para quien habla: eleva su autoestima “se siente escuchado / comprendido”, identifica intereses y sentimientos, provoca claridad en la comunicación, etc.

En términos de liderazgo para Dirigir hay que saber Escuchar. Utilizar adecuadamente esta importante habilidad implica generación de confianza, fidelización, motivación, compromiso,…. Todo ello fundamental si pretendemos comunicar eficazmente, en los actuales entornos de complejidad e incertidumbre.

“Quien controla una conversación, no es el que más habla, sino el que mejor Escucha” (autor no identificado)

Mariano de las HerasMariano de las Heras http://delasherasgarridomariano.blogspot.com.es/

Más de 20 años de experiencia en Gestión, Desarrollo y Formación de personas de perfil multisectorial.

  • Pilar Vereda del Abril

    Muy interesantes los dos, artículos, me han recordado un taller en el que participe hace muchos años.
    La primera condición que se propuso es que todo el mundo tenia que presentarse, para eso tenias que ponerte de pie con una taza en la mano, mientras que tenias la taza todo el mundo te escuchaba activamente, porque posteriormente tenias que hacer un resumen de lo que había dicho cada persona y preguntarle temas que tuviesen que ver con lo que había dicho, esto también se tenia que hacer en publico.
    La verdad es que es algo esencial y que tal y como se expone en el articulo favorece la autoestima y facilita la empatia, además la escucha activa crea confianza entre las personas.
    Saludos cordiales
    Pilar Vereda

Deja tu comentario

Your email address will not be published.