info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Enfócate en seducir. ¿Por qué algunas personas tienen éxito en las entrevistas de selección y otras no?

Joel está un tanto inquieto. Esta noche tiene una primera cita con una chica que conoció recientemente. Es media tarde y está eligiendo cómo va a vestir. Quiere estar radiante. Para ello, piensa qué estilo de chico debe gustarle a su cita. Antes de salir por la puerta de casa, unas gotas de perfume.

Cinco minutos antes de la hora, Joel está un poco nervioso; siente un ligero cosquilleo en el estómago y cierto sudor frío en las manos. Se centra en pensar cuáles van a ser sus primeras palabras, sus primeros gestos. Quiere causar la mejor impresión posible. La primera mejor impresión posible. La única primera mejor impresión posible.

Llegó la hora. Joel se presenta ante la chica con prestancia, resuelto y con una amplia sonrisa en su cara. Intenta que todo el tiempo que ha invertido en acicalarse para la ocasión, tenga el efecto pretendido. Mira directamente a los ojos de su cita y ella le devuelve el gesto con una seductora sonrisa.

Bien. Ahora cambia la situación de cita por la de entrevista de trabajo. ¿Crees que cambia alguna cosa? Sustancialmente, no.

Entiéndeme; por supuesto, no estoy diciendo que tu objetivo en una entrevista de selección sea establecer una relación de pareja con la persona que te entrevista. Lo que digo es que tu objetivo debe ser que quien recluta, desee establecer una relación a largo plazo contigo. Quieres que te escoja a ti en lugar de escoger a otros candidatos (encuentras ahora más paralelismos con las citas de pareja, ¿no es así?).

Ahora, permíteme que te cuente un par de secretos para dar peso a mi razonamiento y acabar de convencerte de que es una buena idea que tu fin en mente sea seducir a la persona que te va a entrevistar.

Secreto número 1: El efecto halo

Por favor, mira esta foto y responde a estas preguntas.

paraseducir

¿Cómo crees que es su carácter?

¿Cuántos amigos piensas que tiene?

¿Está estudiando o trabajando?

¿Cuáles son sus aficiones?

¿Tiene pareja?

El efecto halo explica la tendencia que tenemos las personas a atribuir un conjunto de características positivas a partir de una sola buena primera impresión. Así, en el ejemplo de la foto anterior, si la chica te parece guapa, es más fácil que le atribuyas toda una serie de rasgos positivos o de éxito. Es algo automático en todos nosotros y que difícilmente podemos evitar.

No podemos no influir en los demás, es imposible, por lo tanto, el primer secreto que debes tener en cuenta en una entrevista de selección es procurar que el efecto halo juegue a tu favor. Sé impecable en tu aspecto y en tus formas y por lo que más quieras, ¡sonríe!

Si estás pensando en que lo que te estoy diciendo significa dejar de ser tú mismo, déjame que te diga algo: no es así, no tiene nada que ver con dejar de ser tú mismo. Simplemente consiste en que ese “ser tú mismo” juegue a tu favor en un asunto que es vital para ti. Y en cualquier caso, ¿sería demasiado esfuerzo para ti dejar de ser tú mismo durante 1 hora de tu tiempo si la recompensa es tener trabajo?

(Dime, por favor, que sigues estableciendo paralelismos entre esto que te estoy contando y el proceso del ligoteo).

Atención, voy a contarte el secreto número 2.

Secreto número 2:  El sesgo diagnóstico

Este fenómeno tiene una estrecha relación con el efecto halo. El sesgo diagnóstico consiste en que una idea previa hace que la personas desechemos cierta información evidente y relevante para la toma de decisiones.

Te pongo un ejemplo. Imagina que quieres comprarte un coche. En tus manos tienes un fantástico catálogo promocional de un vehículo que, literalmente, te ha enamorado. A partir de ese momento, ese coche pasa a ser “el coche perfecto para ti”, el coche de tus sueños. Decides ir a un concesionario acompañado de otra persona. Cuando has salido del concesionario tu acompañante dice lo siguiente: “¿Tú has visto lo que gasta ese coche en gasolina? ¡Si vas a tener que trabajar para él!”.

Esta es tu respuesta: “eres un aguafiestas”, “si lo sé no te traigo”, “ya me he dado cuenta, pero ya lo solucionaré”, “no es para tanto, exagerado”, etc., etc., etc.

Es decir, no es que no conozcas el dato que ha puesto sobre la mesa tu acompañante, es que no lo tienes en cuenta para la toma de decisiones. Es algo así como “que un dato no fastidie un buen idilio”.

¿Cómo se aplica esto a una entrevista de selección?

Si logras generar un buen halo en tu presentación, si te centras en caer bien a la persona que te entrevista, si caes simpático y generas seguridad, el sesgo diagnóstico hará el resto, porque tus puntos débiles, a pesar de ser detectados, no serán tenidos en cuenta.

Por eso, un buen plan para ti si estás buscando trabajo, es aprender a seducir y caer bien. Eso se aprende. Eso se enseña.

Dime que ahora sí que estás conforme conmigo en que pasar una entrevista de trabajo es como ligar.

Foto Óscar definitivoÓscar Fernández Orellana

@interaccionhumana

Formador, Psicólogo Coach

Director de Interacción Humana

  • Me ha recordado mi exitosa entrevista. Es una comparación genial.

  • Desde luego tiene mucho que ver. Generar una impresión positiva a nivel personal es clave, pero no sólo para las entrevistas de trabajo, también cuando quieres vender un producto o servicio.
    Yo diría que puedes dividir en dos factores clave:
    – La seducción: bien entendida, por supuesto, no se trata de ligar. La clave es la persona con la que interactuamos. Un aura de competencia y confiabilidad siempre vienen bien.
    – Las ventajas: esta es la parte en la que “el producto” tiene que cumplir las especificaciones del cliente, en este caso el entrevistado con las necesidades del entrevistador.

  • marina colchon

    Muy sumamente interesante! Estoy plenamente de acuerdo contigo. Aún así, creo que podrían haber más puntos clabe que cumplan con el paralelismo del que estas hablsndo. Por ejemplo, el tema de la sinceridad. Sería interesant saber más a cerca del tema,

Deja tu comentario

Your email address will not be published.