info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¡Cuidado! con Los consejos Peligrosos para las Entrevistas de Trabajo

Es impresionante todos los blogs que existen, donde hay miles de consejos sobre cómo afrontar una entrevista de trabajo. Ante tanta instrucción, es usual que se cuelen algunas cosas que poco nos pueden ayudar, todo lo más echar por tierra nuestra candidatura.

Existen hasta guías para saber cómo maquillarnos en la foto. Lo que nos da una idea del enorme interés que despierta saber cómo enfrentarnos a una situación, que produce tanto estrés, como un proceso de selección.

Pero ¿de veras es realmente útil hacer casi un master en entrevistas? ¿Podemos generalizar las tropecientas advertencias que nos muestran todos los coaches, que pululan por la red, para conseguir la entrevista “perfecta”?

Creo que en mi vida profesional he seleccionado casi a mil personas, entre directivos, comerciales, técnicos, administrativos, adjuntos, gerentes, informáticos, becarios y hasta profesores de tanatoestética. Nunca una entrevista me salió igual a la otra, porque en gran parte dependía de la empatía que candidato y seleccionador consiguiéramos establecer, en un momento, donde ambos tenemos que cubrir una necesidad. Y si llegaba un candidato con la lección “aprendida”, me producía un sopor de difícil medida, ¡es duro decirlo!, y no dudo de las mejores intenciones. Pero con esas buenas intenciones únicamente, no te van a seleccionar.

Vamos a ver algunas variables que podemos controlar a partir de ciertos tópicos generalizados sobre las entrevistas. Preocuparnos de que hay otros muchos candidatos, de la crisis y otros males no nos va a ayudar. Trabajemos en lo que podemos cambiar.

“Estudia bien la empresa antes de la entrevista” Lo que normalmente hace casi todo el mundo es memorizar datos de la web y soltarlos de manera poco o nada sutil. ¿Eso que demuestra? que sabemos leer y poco más. Pero si miramos el proceso de selección como una búsqueda enfocada la investigación debería haber sido mucho antes del primer contacto. Y orientando tu cv como vas a orientar la entrevista. Hacia el puesto que aplicas. Y con los logros que tu carrera (junior o senior) te provee para obtener la garantía y confianza de un rendimiento EXCEPCIONAL

Por eso hay que quitarse prejuicios a la hora de hacer un curriculum que, nos guste o no, es el filtro por excelencia, muchas veces injusto y con escaso valor predictivo, al igual que una entrevista. No van a saber exactamente si vas a ser el gran fichaje del año por una lista escrita de empleos y actitudes subjetivas sino por cómo has distinguido FUNCIONES y LOGROS. Si los primeros tapan los últimos, también lo harán en la entrevista.

En mi vida profesional he visto muchos cv´s, algunos de ellos excelentes, daban ganas de conocer a esa persona que parecía oro en paño. Y efectivamente algunos fueron así. Porque se dedicaron a estudiar con detalle, y con años de acierto y error qué es lo que se les daba mejor. Un DAFO con todas sus consecuencias.

Es evidente que ya hay miles de blogs en internet diciéndote como debe ser un currículum, el problema es que cada persona es un mundo, compuesta por una actitud, unas aptitudes y con ello tenemos la suma de posibilidades, y el riesgo de los consejos genéricos es que acabes hundiendo más al personal.

”A la entrevista debes ir con el cv bien aprendido”. Consecuencia-. Lo recitas. Que no, que esa persona YA SE HA LEIDO EL CURRICULUM (o casi). No es agradable que en una presentación un pobre infeliz nos lea su PowerPoint por si estamos ciegos, no castiguemos al seleccionador con obviedades, piensa en todo aquello RELEVANTE PARA EL PUESTO. A veces no será tan fácil, pero se agradece el esfuerzo por aportar siempre

– “El propósito de la entrevista es saber si estoy cualificado para el puesto”. Pues casi que no. Si te han llamado es porque , en general, y a no ser que te hayas topado con el “técnico de selección pirado” que hace estragos últimamente, tu cualificación está más o menos clara, la cuestión es ver SI ENCAJAS EN LA ORGANIZACIÓN. Y esto sí es complicado porque si no has trabajado allí no conoces las inquietudes y anhelos de esa empresa. Así que toca inferirlos a partir de la entrevista. No lo olvides. Tú también estás evaluando.

– “Debo tener preparadas las preguntas tipo defectos y debilidades”. Me apuesto un pincho de tortilla (se nota que aquí en New York no tengo acceso a estos manjares) a que sé lo que me vas a decir. “Soy bastante perfeccionista, trabajo muy duro, soy muy exigente conmigo mismo…” ¡Vaya unos defectos!. Eres una joya en bruto. Pero no digas lo que todo el mundo suelta. Estas preguntas son complicadas, de acuerdo. Pero mejor enfocarlas a situaciones concretas (si el entrevistador lo hace, mejor que mejor) y seguidamente explicar las acciones correctoras para que esa situación no tenga posibilidades de repetirse en tu carrera profesional.

Y por último, “debo ir bien vestido y/o afeitado, llegar puntual, saludar con energía, hacer preguntas, bla bla bla “. Si todavía tenemos que estar dando consejos de ese calibre… vamos a sudar tinta para conseguirlo

¡Ánimo!

Miguel Ángel Pérez Laguna Retocado

Miguel Ángel Pérez Laguna    @maperezlaguna

HR Generalist. Organizational & Talent Development. Training & Recruitment 2.0. Team building

Autor de “Human Resources Leadership” (vivelibro, 2013) y escritor de Human Resources Project

Deja tu comentario

Your email address will not be published.