info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Competencias Transversales para el 90% de los Empleos

Podemos definir competencias de muchas maneras, pero creo que me quedaré con la siguiente definición, que me parece completa y acertada.

Competencias: Conocimientos, habilidades y actitudes que favorecen el correcto desempeño del trabajo y que la Organización pretende desarrollar y/o reconocer entre sus empleados de cara a la consecución de los objetivos empresariales.

De esta manera, podemos integrar tanto el Saber, el Poder y el Querer que determinan el conocimiento, la habilidad y la actitud para desarrollar una actividad determinada.

Bien es cierto que podemos encontrar en internet multitud de artículos en los que se exponen de manera clara, por ejemplo, las competencias o capacidades más demandadas para buscar empleo entre las que mencionaré: Capacidad para trabajar con rigor, capacidad analítica, capacidad para dirigir, para comunicarse, para interactuar y para trabajar en equipo. Hay un artículo muy completo en la revista ‘Equipos & Talento’.

Saber idiomas, tener un comportamiento ético y desarrollar la creatividad son algunas de las capacidades mejor valoradas hoy en día por las empresas con vistas a la contratación de nuevos empleados, y sin embargo, no siempre se aprenden en la facultad, como bien se cita en un artículo del ABC.

Es complicado decidir cuáles son las mejores competencias profesionales, porque variarán mucho dependiendo del perfil profesional que busquemos, y el trabajo o actividad que vaya a realizar.  Entiendo que, no se puede pedir la misma empatía en un comercial que a un informático de código, ¿o sí?

Si tuviera que elegir me quedaría con la capacidad de atención (desde la empatía),  la sinceridad, la coherencia, la comunicación  y la disposición; todos relacionados con la escucha eficaz y asertiva.

La capacidad de atención-La empatía: Es la capacidad para ponerse en el lugar de otra persona, e incluso poder adivinar qué está pensando; las personas con mayor empatía son las que ‘saben leer’ a los demás. Son capaces de captar gran información a partir de su lenguaje no verbal, sus palabras, el tono de su voz, etc.  El ser más o menos empático es algo innato en cada persona, pero se puede aprender, ya que gran parte viene marcado por una capacidad de observación al detalle y una gran capacidad de atención hacia la otra persona, y por supuesto, una gran capacidad de escucha.  Es imprescindible, por ejemplo, a la hora de realizar una entrevista antes de despedirnos; hacer un breve resumen de lo que se nos han contado y lo que hemos entendido, por si surgieran dudas, aclararlas antes de marcharnos. Ahí nos damos cuenta que hemos, realmente, ‘prestado atención’, de que ‘hemos escuchado activamente’. En otros casos, la presentación de un nuevo proyecto, la introducción de una nueva línea de negocio, hacer un test valorativo de algún compañero o superior… si no prestamos atención al detalle, si no escuchamos (que no oír), si no observamos detenidamente,  ¿saldremos airosos de estas situaciones, servirán de algo nuestros aportes?.

La sinceridad.- Es la mejor manera para que conozcan nuestro ‘yo’. No se trata, por supuesto, de intimar, ni contar cosas fuera de lugar, pero es más sencillo decir las cosas como son desde el principio antes de que en el curso de la conversación o entrevista te tengas que ‘desdecir’. Si no somos capaces de sincerarnos con la persona con la que tenemos enfrente, difícilmente vamos a sincerarnos con nuestros compañeros, nuestro supervisor, etc.  La sinceridad me parece imprescindible para poder trabajar la empatía, la escucha activa, la atención.  Entre otras cosas, nos ayudará, por ejemplo, en  reuniones en las que pedimos opinión para hacer una valoración sobre las consecuencias y las acciones a tomar para lograr un objetivo. Si no somos sinceros y decimos lo que realmente pensamos, ¿serán acertadas las medidas que se adopten?

La coherencia.- Se utiliza para nombrar algo que resulta lógico y consecuente respeto de un antecedente. Por lo tanto, lo coherente, mantiene una misma línea con una posición previa. También se asocia a lo que es entendible a partir de la lógica.  Seamos pues, coherentes con nuestras palabras y nuestros actos, seamos coherentes en nuestras exposiciones y seamos coherentes con nuestra forma de actuar. Si nunca asistimos a las reuniones de seguimiento de un proyecto, o llegamos tarde, o simplemente no aportamos absolutamente nada a la consecución de los objetivos, ¿sería coherente quejarnos de las líneas de actuación que se tomen? ¿Sería lógico participar en el lanzamiento o presentación del proyecto?

La comunicación.- Todas las personas comunican, pero no todas las personas saben comunicar lo que quieren, ni comunican eficazmente.  Para la comunicación eficaz, hace falta seleccionar las palabras que utilizamos y la inflexión de nuestra voz, nuestro tono, nuestros gestos y el contacto visual.

Disposición.- Es la aptitud, habilidad/incapacidad o cualidad que se tiene para hacer algo. Algo que realmente nos interese, nos guste o nos motive, difícilmente pasará desapercibido, ya que nuestro tono, nuestros gestos, nuestra voz, nos delatarán seguro. Igualmente, algo que no nos interese lo más mínimo, que nos resulte incómodo, que no nos guste, también nos delatará.

Como veréis todo está relacionado, porque para saber comunicar eficazmente, tendremos que haber sido capaces de escuchar, de haber prestado atención, de haber sido empáticos, de haber mostrado una cierta disposición hacia las tareas que nos encomienden y hemos tenido que ser capaces de transmitirlo a nuestro entorno.

No hay nada imposible, si nos decimos esta frase veremos que simplemente ‘tarda algo más’ Es un duro trabajo, claro, pero si estamos dispuestos a mejorar (que lo estamos), todo es posible, todo se aprende y todo se consigue.

Hay que poner un poco de nosotros mismos para cambiar alguna cosita, forzarnos en atender y escuchar eficazmente, fijarnos el objetivo…¡¡y a por él!! El cambio es bueno.

Rocío María PitaRocío María Pita          

Xing             Viadeo                        Facebook

Profesional con más de 8 años de experiencia en el área de RRHH: tanto en la búsqueda y selección de personal como en el seguimiento de los profesionales en su formación y desarrollo. Formación a pequeñas empresas. Elaboración del material, presentaciones, cursos.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.