info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¿COMO SER EL CISNE EN EL MUNDO DE LOS PATOS? Como lograr diferenciarse del resto de los candidatos a un puesto de trabajo

Todo el mundo conoce el cuento del patito feo, pues bien, ¿Quién no se ha sentido así alguna vez en su vida?

La vida está llena de dificultades, y el mundo laboral no es una excepción. La batalla por conseguir un puesto de trabajo, a veces se torna ardua y difícil, sobre todo teniendo en cuenta el exceso de demanda y la falta de oferta.

España es un país que, lejos de alimentar los estudios tendentes a la formación de tareas manuales, durante mucho tiempo, hemos potenciado el acceso a la universidad como la salida teóricamente más enriquecedora al mercado laboral, ayudando así, a que cada año miles de universitarios terminen su carrera y posteriormente su máster, y pasen a engrosar las listas del paro por falta de oportunidades laborales. No, no quiero decir con esto que la educación esté sobrevalorada, nunca lo está. El valor de una sociedad se mide por la formación de sus individuos, simplemente quiero mostrar que las estadísticas demuestran, y nuestros socios comunitarios lo avalan, que en estos momentos España no puede absorber todo el potencial de universitarios del que disponemos, al menos en las empresas existentes.

De ahí, que desde hace algún tiempo se esté hablando del emprendimiento como salida factible a todo este conocimiento, si bien es cierto, que emprender resulta una tarea difícil a la que no todo el mundo puede acceder.

Si eres una persona cuyo objetivo es encontrar un empleo, descartando la posibilidad de ser emprendedor, necesitas ser el cisne en el que todo el mundo se fije.

En los momentos que vivimos, un curriculum ya no permite vislumbrar qué tipo de empleado eres. Los procesos de selección muchas veces tienden a evaluar nuestra vida laboral, como paso previo en la criba de las solicitudes a distintos puestos de trabajo, aunque lo correcto sería analizar a las personas, más que su trayectoria profesional o su experiencia.

Aunque es evidente que para encontrar trabajo debes tener un curriculum lo suficientemente atractivo como para que no pase desapercibido, existen otros muchos factores que pueden jugar a tu favor a la hora de buscar un empleo.

Existen dos tipos de mercado de trabajo, el que se publicita en distintos medios y el oculto. Este último es aquel que aún existiendo, pocos son los que pueden acceder a él por falta de publicidad o notoriedad en ello, y la forma más efectiva de poder hacerte partícipe de él es el networking.

Abordemos las dos vías de acceso en las que debes trabajar para abarcar todas las posibles oportunidades de acceder a ese ansiado mundo laboral donde no faltan los candidatos ni tampoco sobran las ofertas.

¿Qué deberías tener en cuenta en tu carta de presentación, esto es, tu curriculum?

  • Ten una conciencia clara de tu C.V., domina todos y cada uno de los puntos que relatas en él.
  • Indica habilidades que realmente posees. No sirve de nada enumerar un extenso número de ellas, si después no eres capaz de demostrarlas de forma satisfactoria.
  • Expresa lo que realmente eres capaz de hacer, destacándolo por encima de tu experiencia o tu formación, esto es especialmente importante en aquellas personas con escasa vida laboral.
  • Nunca mientas. Si tienes escasa experiencia en algún ámbito, destaca tu capacidad, tu compromiso y tus ganas de aprender.
  • Redacta un curriculum que despierte un cierto grado de interés, no por ello rozando lo ordinario, pero tampoco expresando una imagen demasiado rancia.
  • Muestra en tu curriculum lo activo que eres en las redes sociales, pero con sentido común, si tu actividad en las mismas, se basa en colgar fotos de tus juergas universitarias y tus conquistas sentimentales, mejor no lo hagas, quizá es el momento de pensar en trabajar en un perfil social profesional. No olvides que el seleccionador puede conseguir mucha información sobre ti en la red.
  • No redactes un curriculum “modelo” para todas las ofertas, cada una de ellas requerirá de unas aptitudes diferentes que debes adaptar de la forma más idónea. Puedes redactar uno muy completo e ir modificándolo según las necesidades de cada puesto.
  • Sé conciso y destaca los aspectos más importantes. Cuando una empresa tiene entre manos un proceso de selección, le llegan muchos curriculums, que a veces lee de forma transversal, destaca lo más relevante y evita lo superfluo.
  • Recopila información sobre la empresa. Estudia su actividad, sus puntos débiles y también los fuertes.

¿Cómo poder acceder a las ofertas de empleo ocultas o no publicitadas?

Las empresas en general, cuando tienen una vacante que cubrir, suelen realizar una promoción interna antes de sacar esa oferta al estado público, esto es bastante habitual teniendo en cuenta la doble ventaja que ello supone, para el trabajador ser promocionado en su plan de carrera y para la empresa tener la confianza de alguien que conoce perfectamente su “know how”, su cultura, su misión, etc.

 No obstante, existe un camino intermedio que nos ayuda a poder participar de esos procesos, que en principio comienzan como promoción interna, y que acaban siendo cubiertos por el “networking”.

Networking, una palabra a la que muchos ya estamos acostumbrados, la define Gwen Rhys, fundadora de Networking Culture Limited como “La creación de redes de contacto y negocios (networking), es el proceso de construcción, cuidado y aprovechamiento de las relaciones con el fin de maximizar las oportunidades para uno mismo y los otros”.

Atendiendo a la magnífica definición anterior, deberíamos poner nuestra máxima atención, en ir creando redes sociales a nuestro alrededor, que nos permitan tener contactos suficientes como para que, socialmente, se nos tenga en cuenta ante cualquier oportunidad. Ello puede llevarse a cabo de forma personal o de forma virtual, teniendo, siempre y en todo momento presente el objetivo final que queremos conseguir.

Existen redes sociales profesionales que nos brindan la oportunidad de trabajar en nuestra red de contactos, de hacernos ver y de conocer personas con las que compartamos profesión, inquietudes e intereses similares. Es importante apuntar, que en estos casos, siempre es mejor la calidad que la cantidad.

Pero no solamente es crucial participar de la tecnología para hacer contactos, también debemos cultivar nuestra parte social de forma personal, participando en grupos con los que compartimos algo en común, asociándonos a organizaciones con un mismo fin o acudiendo a eventos en los que los participantes sean profesionales afines.

Cuanto mayor sea nuestra red de contactos, mayores posibilidades de acceder a ofertas laborales tendremos, sobre todo las menos notorias.

Destaca sobre los demás, muestra el cisne que hay en ti.

María C MeleroMaría C. Melero

Licenciada Ciencias del Trabajo

Diplomada RRLL

Postgrado en dirección de RRHH

Facebook     Linkedln

Blog: antesalarrhh.blogspot.com

Universitario con trabajo

Deja tu comentario

Your email address will not be published.