info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Claves para una satisfactoria Entrevista de trabajo

Claves para una satisfactoria Entrevista de Trabajo

La entrevista de trabajo es el punto clave en todo el proceso de búsqueda de empleo, ya que permite el contacto directo entre la empresa y el candidato con el fin de ampliar y contrastar la información que se aporta en el currículum, conociendo además ciertos rasgos de su personalidad que pueden ayudar a determinar su idoneidad o no para el puesto.

En este momento crucial el candidato debe demostrar que es la persona adecuada para el puesto en cuestión. Para ello debe exprimir sus puntos fuertes y minimizar sus puntos débiles, teniendo en cuenta una serie de aspectos clave:

Es importante antes de enfrentarse a la entrevista tener una información general acerca de la empresa a la que se desea incorporar: a qué se dedica, en qué ámbito desarrolla su actividad, etc. No hace falta un conocimiento exhaustivo de la empresa. Normalmente en las propias páginas web corporativas obtienes una idea general de su actividad. El hecho de llegar a una entrevista de trabajo de la que desconoces cualquier información acerca de la empresa denota falta de interés por el puesto.

Otro aspecto relevante es la puntualidad. Llegar tarde a la entrevista denota poca profesionalidad y falta de interés. Lo mejor es llegar 5-10 minutos antes de la hora fijada, con el fin de relajar los habituales nervios previos. También es recomendable llevar una copia del currículum y carta de presentación a la entrevista.

La actitud frente al entrevistador puede ayudar a conseguir un resultado satisfactorio en la entrevista. No mantengas una postura a la defensiva ni temerosa con la persona que te está entrevistando. Su labor es conocer más a fondo tu trayectoria profesional, no ponerte en aprietos con preguntas desconcertantes. Mantén una actitud relajada y abierta al diálogo. De este modo la entrevista fluirá de forma amena y relajada, lo que te permitirá darte a conocer como realmente eres.

Una de las dudas que se plantean generalmente a la hora de acudir a una entrevista de trabajo es el tema de la uniformidad. Se debe presentar una imagen profesional y acorde al puesto y a la empresa a la que queremos pertenecer. En este sentido el vestuario cambiará dependiendo de si hacemos la entrevista para un puesto en una entidad bancaria o para una empresa de publicidad, por ejemplo. Evita llevar piercing o tatuajes visibles, así como mascar chicle, maquillarte en exceso o llevar la barba descuidada.

Existen preguntas que suelen darse con frecuencia en la mayoría de entrevistas de trabajo. Algunas de las cuales incluso pueden parecer desconcertantes. El sentido de estas preguntas es conocer algunos rasgos de la personalidad del individuo. En Internet existen infinidad de páginas web con listados de preguntas de este estilo. Si bien es cierto que no hay que ir a la entrevista con las respuestas estudiadas y memorizadas (la entrevista no es un examen), es conveniente intentar responderlas primero en casa a modo de reflexión personal. De este modo si en la entrevista se da la situación podrás responderlas dando una imagen de seguridad y firmeza. Algunas de estas preguntas son:

– “Dime un defecto que tengas”.

-“Si cojo tu teléfono y llamo a tus padres, ¿qué opinión crees que me darían de ti?”.

-“Cuéntame un ejemplo real de una situación a lo largo de tu vida profesional en la que hayas tenido que ejercer como líder ante un problema y qué decisiones tomaste”.

-“¿Dónde y cómo te ves dentro de 10 años?”

-“¿Qué podrías ofrecerle a la empresa que otros candidatos no tengan?”.

Uno de los asuntos más importantes y más difíciles de controlar es el lenguaje no verbal. Hay acciones que sin que nos demos cuenta pueden dar una imagen equivocada nuestra. Alguno de los detalles que debemos tener en cuenta son:

El saludo: aprieta con firmeza y seguridad las manos, siempre de manera sonriente.

La postura corporal: Mantén la espalda recta. Procura no entrecruzar los brazos. Evita tics nerviosos como tocarte el pelo o las orejas. Si eres una persona demasiado nerviosa solicita un vaso de agua al inicio de la entrevista, ya que te ayudará a controlar el nerviosismo.

Tras finalizar la entrevista ofrece referencias al entrevistador para contrastar cualquier información de tu currículum que desee. Obviamente el entrevistador sabe que si ofreces referencias es porque la otra persona va a hablar bien de ti, pero sirve de ayuda a la hora de profundizar en las tareas realizadas, responsabilidad en la empresa, etc.

Por último, despídete del entrevistador de nuevo con un nuevo apretón firme de manos, quedando a su disposición para cualquier novedad en el proceso.

Mantén contacto telefónico con él cada cierto tiempo para interesarte acerca del desarrollo del proceso de selección.

Rubén González MayordomoRubén González Mayordomo

linkedintwitter

Administrativo de Recursos Humanos en una E.T.T, en la que llevo desde que finalicé la carrera (hace ya 4 años). Las áreas en las que más cómodo me he encontrado trabajando son Reclutamiento y Selección.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.