info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¿Cigarra u hormiga?

Autodesarrollo: Fábula de la cigarra y la hormiga

“La cigarra era feliz disfrutando del verano. El sol brillaba, las flores desprendían su aroma…y la cigarra cantaba y cantaba. Mientras tanto su amiga y vecina, una pequeña hormiga, pasaba el día entero trabajando, recogiendo alimentos.

-¡Amiga hormiga! ¿No te cansas de tanto trabajar? Descansa un rato conmigo mientras canto algo para ti.- Le decía la cigarra a la hormiga.

-Mejor harías en recoger provisiones para el invierno y dejarte de tanta holgazanería- le respondía la hormiga, mientras transportaba el grano, atareada.

La cigarra se reía y seguía cantando sin hacer caso a su amiga.

Hasta que un día, al despertarse, sintió el frío intenso del invierno. Los árboles se habían quedado sin hojas y del cielo caían copos de nieve. La cigarra vagaba por el campo, helada y hambrienta, cuando vio a lo lejos la casa de su vecina la hormiga, y se acercó a pedirle ayuda.

-Amiga hormiga, tengo frío y hambre, ¿no me darías algo de comer? Tú tienes mucha comida y una casa caliente, mientras que yo no tengo nada.

La hormiga entreabrió la puerta de su casa y le dijo a la cigarra:

-Dime amiga cigarra, ¿qué hacías tú mientras yo madrugaba para trabajar? ¿Qué hacías mientras yo cargaba con granos de trigo de acá para allá?

-Cantaba y cantaba bajo el sol- contestó la cigarra

-¿Eso hacías? Pues si cantabas en el verano, ahora baila durante el invierno.

Y le cerró la puerta, dejando fuera a la cigarra, que había aprendido la lección.

Moraleja: Hay que aprovechar el tiempo favorable antes de que lleguen los tiempos difíciles

En un mercado laboral en constante evolución hay que reciclarse de forma constante para que no nos suceda lo mismo que a la cigarra cuando llega el invierno (los ineludibles cambios del entorno laboral).

Hay que estar en continuo aprendizaje que permita adaptarnos a las novedades y actualizaciones legislativas, reglamentarias, tecnológicas…y no haga de nosotros unos profesionales obsoletos.

Debemos ser flexibles, estar dispuestos a salir de nuestra zona de confort y afrontar los retos.

En este trayecto para consolidar y ampliar nuestras competencias y habilidades profesionales no debemos perder de vista nuestro objetivo profesional porque la diversificación no implica dispersión. Teniendo clara nuestra meta será más fácil planificar los pasos para alcanzarla.

En este proceso de aprendizaje continuo hay que tener presentes las siguientes premisas: Perseverancia, Paciencia y Actitud Positiva.

Debemos ser “hormigas”, trabajar en nuestro desarrollo y crecimiento profesional a través del incremento de nuestras habilidades y competencias profesionales para seguir siendo atractivos en un mercado laboral tan competitivo como el actual e ir creciendo paulatinamente a lo largo de toda nuestra trayectoria laboral.

Al hilo de la fábula con la que se iniciaba esta exposición, debemos extraer como moraleja que nunca nos podemos creer dueños de nuestro puesto de trabajo, que el trabajo para toda la vida ya es historia y que en cualquier momento nos llega el invierno (crisis, desempleo …) y siempre será algo menos “crudo” para aquellos que no han dejado de trabajar durante el verano (formación continua, adquisición de nuevas habilidades…).

“La inspiración es trabajar todos los días” Charles Baudelaire

Carmen López López

Carmen López LópezAbogada

Programa Superior Dirección RRHH (EAE)
Asesora de empleo, Orientadora Laboral
Formadora ocupacional, Técnico Superior PRL
linkedin

Deja tu comentario

Your email address will not be published.