info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Cambia tu Perspectiva si opinan profesionalmente de ti

Necesitamos un cambio de posición para ver la realidad desde una nueva perspectiva. ¿Y a qué nos referimos con esta afirmación?

Todos nosotros nos enfrentamos a situaciones o contextos que podemos aprovechar más, tan sólo cambiando el punto de vista con el que nos enfrentamos a ellos. Tanto si nuestra situación es que actualmente contamos con un puesto de trabajo, como si no, constantemente vivimos momentos y situaciones en las que alguien nos da un feedback profesional e incluso personal. Centrándonos en el contexto laboral, la mayor parte de los profesionales tienen tendencia a dar poca importancia a la parte “positiva” para centrarse e incluso obcecarse, en la “negativa”.

Partiendo de la base de que nada es positivo ni negativo como tal, desde los RRHH una de nuestras propuestas, es tratar de realizar este cambio de perspectiva comenzando por el lenguaje. Dejemos de lado los términos como positivo o negativo, porque si los utilizamos deberíamos contextualizar nuestra valoración: positivo… ¿dónde? ¿para quién? ¿en qué entorno? Y lo mismo con lo negativo.

Un simple giro en el lenguaje nos aportará mucho más valor. ¿Qué tal fortalezas o palancas? Y ¿áreas de mejora o de desarrollo?  El simple hecho de valorar los dos ámbitos de este modo, nos ayudará a mantener una actitud más receptiva por parte de quien lo recibe y sobre todo y lo más importante, nos ayudará a ofrecer y recibir un feedback con la idea de desarrollo, de empezar un nuevo camino en positivo.

Otro de los aspectos que nos ayudarán en el cambio de perspectiva, es focalizarnos en aquello que se nos “da bien”, en lo que logramos brillar cuando trabajamos, más que en aquellos ámbitos que nos suponen un mayor esfuerzo. Hoy en día, términos como coaching, acciones de desarrollo, gestión del talento… tienen mucho sentido y están ayudando a aumentar los ajustes entre los profesionales y sus puestos e incluso con sus compañías. Todas estas acciones parecen orientarse hacia este cambio de perspectiva, focalizándose sobre todo en aquellas palancas que hacen a cada profesional distinto, especial y que le permiten aportar valor al equipo, al área, a la compañía con la manera  de trabajar que desarrollan.

Veamos a continuación algunas recomendaciones que nos puedan ser útiles para poner en práctica este cambio de perspectiva, según cuál pueda ser nuestro caso.

Si optas a un nuevo puesto dentro de tu propia compañía, o te reúnes con tu jefe para tener la evaluación del desempeño, por ejemplo, aprovecha para conocer cuáles son tus fortalezas y céntrate en ellas para seguir creciendo. Es obvio que no debemos de abandonar nuestras áreas de desarrollo, pero focalizarse en seguir haciendo lo que se nos “da bien” es fundamental. No nos referimos a las funciones en sí, sino a la manera de trabajar. Es necesario que cada profesional tenga un buen autoconocimiento y la información de quienes trabajan a nuestro alrededor puede resultarnos de gran utilidad.

Si eres un gestor de equipos, trata de averiguar qué competencias tiene cada uno de tus colaboradores (siempre puedes contar con el apoyo de RRHH), qué les hace aportar en el equipo de trabajo, dedícales tiempo, conoce sus inquietudes y motivaciones y orienta tus conversaciones con ellos hacia el desarrollo. Evita centrarte sólo en la valoración de sus objetivos, dales más de ti, porque sin duda una mayor satisfacción repercutirá en una mayor productividad.

Si optas a una posición en tu búsqueda de nuevos retos más allá de tu compañía actual, o estás en situación de desempleo trata de dedicarte un tiempo tras realizar una entrevista para “valorar tu presentación de ti mismo”. Ponte en la piel del que te entrevistaba y trata de analizar si has podido mostrar tus fortalezas, ese debe de ser tu foco en la entrevista. Cada vez es más común cuando se forma parte de un proceso de selección, en el cual el candidato participa en un Assessment Centre, por ejemplo, ofrecer una breve valoración o feedback al candidato al final de la sesión o en días posteriores, aprovéchalo y escucha activamente cuál es la imagen que has proyectado.

Cualquiera que sea tú situación, también puedes hacer un pequeño “ejercicio”, pregúntale a los profesionales que han trabajado o trabajan contigo, qué es lo que más valoraban o valoran, de tu modo de enfrentarte al trabajo, seguro que te sorprenderán aspectos que habías pasado por alto y que precisamente han ayudado a que seas el/la profesional que eres.

Cambia tu foco en el feedback!

Beatriz Menguallim

Beatriz Mengual @BMENGUAL

Experta en Gestión de los Recursos Humanos y Procesos de la Organización.
Evaluación y Selección / Formación y Desarrollo / Gestión del Talento / Detección de Potencial /Procesos de Outplacement (Recolocación) / Reorganización de Estructuras y Procesos/ RRHH 2.0 / Branding / Competencias, habilidades y capacidades / Focus Gruop y Paneles de Expertos / Feedback / Assessment Centre / Development Centre

Deja tu comentario

Your email address will not be published.