info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Buscar trabajo, día 1: El duelo

 El duelo

Vale, acabas de quedarte sin trabajo. ¿Y ahora qué? Que no cunda el pánico. Tranquil@, tienes un buen perfil, experiencia, contactos, seguro que enseguida encuentras otra cosa y ya está. O no.

Buscas tu CV, sabes que lo tenías por ahí. ¡Uf! La foto es un poco antigua, bueno, habrá que buscar otra. Y el estilo, no sé, la última vez que lo miraste fue cuando encontraste tu último trabajo. Bueno, habrá que actualizarlo. Como quieres hacer bien las cosas, echas un vistazo por internet, a ver qué se lleva ahora, como si fuera un par de pantalones y… El panorama es desalentador. Cada web dice algo distinto, que si con foto, que mejor sin ella, que poner los datos personales o no, que ahora con la nueva ley es un problema, primero la experiencia, no, mejor primero la formación, etc… ¡Socorro!

De acuerdo, no hay que desanimarse, ahora todo se hace online, vamos a ver webs de empleo. Tu perfil tiene la misma pinta que tu Cv, foto anticuada, sin actualizar la experiencia, ya no recuerdas ni la contraseña, hay muchas más webs, cada una te obliga a rellenar la misma información, una y otra vez.

Sí, el panorama no es nada alentador. Tenemos unas competencias profesionales que hemos ido mejorando con la experiencia, formación, años de trabajo. Pero a buscar trabajo no nos ha enseñado nadie, no sabemos por dónde empezar. La información que vas encontrando te parece confusa y en ocasiones contradictoria y no te abandona una cierta sensación de fracaso, como si todo esto fuera culpa tuya.

Bien. Párate un momento. Piensa en cómo te sientes: ¿Asustado? ¿Enfadado? ¿Cansado? ¿Desorientado? ¿Triste? Perder el trabajo es igual que cualquier otra pérdida, tenías algo y ahora ya no. No depende de ti, está fuera de tu control, y la avalancha de sentimientos negativos no te deja ver el camino a seguir. Lo primero que tienes que hacer es asumir esos sentimientos, pasar por el proceso de duelo, con sus fases: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. ¿En qué fase estás?

Descubrir y analizar cómo te sientes no es una pérdida de tiempo sino el medio para hacer frente a unos sentimientos que podrían llegar a paralizarte o impulsarte a adoptar decisiones contraproducentes. Tienes que aceptar tu nueva situación, enfrentarte a ella con tranquilidad, sabiendo que habrá días malos, en los que la sensación de indefensión estará por encima de cualquier otra consideración. No importa, busca apoyos, tu pareja, tu familia, tus amigos, tu mascota. Lo que sea que te haga sentir bien es ahora tu amarre para los días de tormenta.

Date unos días, los que necesites, hasta que sientas que ya has aceptado tu situación y estás listo para empezar. Pasea, lee, haz deporte, mira la tele, date algún capricho, recupera viejos amigos, de esos que habías abandonado por falta de tiempo, llama a tu madre, ordena las fotos de tus últimas vacaciones, ve al cine o busca esas serie que aún no habías podido ver. Descansa. Relájate.

Buscar un nuevo proyecto profesional será ahora tu nuevo trabajo, y como bien sabes, todo proyecto necesita una planificación, responder a una serie de preguntas importantes, fijar un objetivo, revisar si dispones de las herramientas necesarias, preparar tu estrategia. Veremos en sucesivos post cómo hacer todo esto, ordenadamente y orientado a nuestro objetivo de encontrar un nuevo proyecto profesional.

Y mientras buscas proyecto permite que te recomiende una lectura que hará la incertidumbre más llevadera: 2666, de Roberto Bolaño.

Más de mil páginas de lectura fascinante, siguiendo los pasos de un grupo de expertos en un escritor misterioso, Beno Von Archimboldi, del que casi nadie sabe nada. Siguiendo su rastro acabarán en la ciudad de Santa Teresa, en México, trasunto de Ciudad Juárez, donde conocerán los asesinatos de mujeres.

A pesar del tamaño, te agarras a su lectura y no quieres soltarlo, pasando de unos personajes a otros, trasladado a ese lugar entre real e inventado, que acabas conociendo como tu casa y de donde no quieres salir. Por momentos sobrecoge la crudeza con que el autor va desgranando asesinato tras asesinato, como quien hace la lista de la compra. En otros momentos, no puedes evitar reírte con las excentricidades de algunos personajes, perdedores en su mayoría.

Una novela redonda, monumental, definitiva.

Mónica Quijano

monica quijano

linkedin

twitterPsicóloga generalista de Recursos Humanos, amplia experiencia en selección y gestión de personas. Últimamente, a la búsqueda de un proyecto profesional y colaboradora ocasional. Lectora voraz de todo tipo de libros y crítica amateur.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.