info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¿Buscando trabajo desde el paro? Cómo hacerlo de manera efectiva y sin amargarse. La actitud (I)

Es más, cómo hacerlo de un modo relativamente motivador.

Digo “relativamente”, porque he sufrido durante muchos meses el estar en paro, y que pasen las semanas y que no te llamen ni por equivocación. Sé lo duro que es.

También sé que puedes irte satisfecho contigo mismo a la cama cada día, hay una forma. Me explico:

Aceptar la realidad

Tenemos que ser positivos, pero sin edulcorar la realidad.

¿Con qué fin? No el de regodearse en lo mal que está el panorama laboral. Sino en el de conocer el terreno. Conocer el terreno (la situación general, el mercado en nuestro sector, la empresa en la que dejamos nuestro curriculum), según Sun Tzu en “El arte de la guerra”, es fundamental para, aplicado a nuestro pacífico objetivo de trabajar, aumentar al máximo nuestras posibilidades. Una de las muchas formas, como las que voy a exponer en futuros artículos.

Hablemos sin tapujos: El panorama es bien complicado (por no decirlo de forma poco apropiada). No es nada fácil encontrar empleo hoy día. Es cierto. ¿Imposible? Conozco a una persona cercana a mí, que ha encontrado trabajo en el sector que quería, incluso sin tener experiencia en el sector. Y sí, en tiempos de crisis. ¿Por qué? Por la verdad que comento en el siguiente punto.

Una verdad: La salida del paro, está ahí, en alguna parte. Y es para el que la busca.

Es cierto. Hay mucha competencia para poco trabajo. Pero ni todos tienen tus características (cualidades +defectos), ni todas las empresas buscan exactamente lo mismo, ni mucho menos… eso te quita competidores de cara a muchas empresas. Pero es que además, hay mucha gente que no busca trabajo de manera efectiva, sino que se limita a “echar ofertas”, sin hacer todo lo que podrían hacer por destacarse del resto.

Eso quita otros muchos competidores. El resto los puedes superar tú, con tu tesón, tu confianza en ti mismo, tu capacidad de adaptación al medio y tu dejar tus currículums en más sitios que nadie.

No te preocupes si no tienes alguna o ninguna de estas ventajas: pueden adquirirse con entrenamiento, voluntad y las herramientas adecuadas.

Paciencia: El buscador de empleo no es un cazador, sino un agricultor

Es posible que cada vez que te inscribas en una oferta especialmente interesante para tí, pienses luego  en ella con actitud de “a ver si me llaman de ésta”. Como si ese “tiro” (dejar un cv) tuviera que resultar en un contrato de trabajo. Esto es contraproducente porque te centras en el resultado, el cual no depende 100% de tí.

En realidad, vas dejando semillas/cvs, que dedicas esfuerzo a plantar. No seas injusto contigo: No te limitas a buscar sin hacer más, estás enviando cvs, cartas de presentación. Vas plantando tu cv/semilla en cada empresa. Y cada semilla tiene unas posibilidades (más o menos. Dí “menos” si quieres: posibilidades a fin de cuentas), es decir, es un árbol/empleo en potencia.

Acuérdate ahora del cazador: ¿Tiene sentido sentarse a mirar una semilla plantada, a ver si le da por germinar? Eso ya no depende de tí, con lo cual lo mejor que podemos hacer es olvidarnos de esa oferta/macetita, y dedicarte a seguir plantando tus semillas, un día, y otro… de modo que cuantos más cv´s plantas, más posibilidades vas creando (sí, las vas creando tú, ese logro ya es real, y tuyo), de que caminando por tu huerto un día, te sorprenda la vida con un bonito árbol.

Tu trabajo no es conseguir un árbol, porque no depende de ti enteramente. Si te llaman para entrevista lo harás lo mejor que puedas, pero no depende el resultado de la misma al 100% del entrevistado. Sí, es obvio, pero a veces la mente consciente ha de recordarle a la inconsciente algunas obviedades.

Tu trabajo, es crear el máximo número de posibilidades cada día. Y así, es cuestión de tiempo, objetivamente (y no cuento de hadas), que acabes encontrando trabajo.

Buscar trabajo ES un trabajo

No dejes que sea un simple dicho: llévalo a la práctica. Ponte un horario, sé tu jefe ideal (exigente, comprensivo), hazte un planning, elabora tu estrategia, dedícale mínimo 5 ó 6 horas al día (si tienes niños que atender o cursos importantes que realizar, pues dedícale el máximo que puedas).

Y descansa para tener las pilas cargadas: duerme las horas suficientes (algo bueno tiene que tener estar en paro, tú estableces el horario), y date ratos libres. Descansar es parte del trabajo bien hecho.

Es un trabajo duro, pero si nunca te das por vencido y lo intentas de todas las formas posibles, es cuestión de tiempo que tengas el trabajo que te mereces, disfrutándolo, y cobrando lo que te mereces.

jesús del vallelimp
Técnico de reclutamiento y selección en Glokal Consulting 
Head-Hunter especialista del sector IT 
Máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos
  • Me parece positivo y motivador, el día a día es duro existen días mejores que otros ,cuando esta situación es nueva saber afrontarla con la mejor actitud es la mejor herramienta para poder volver con mas fuerza

  • Yo recomiendo a los universitarios que se apunten a prácticas en empresas desde la universidad, porque las mismas empresas disponen de los CV de las personas inscritas, tengo constancia de ello porque yo he realizado selección de personal para prácticas y varias personas de las que me puse en contacto con ellas las han contratado y siguen estudiando y trabajando al mismo tiempo

  • Quiero felicitarte Javier por tu artículo, es el primer artículo que leo relacionado con las actividades que pueden potenciar la empleabilidad, y que está en escrito en sentido positivo y motivador. Por regla general todas las personas que escriben sobre este tema, a parte de decir lo mismo, a nadie se le ocurre ” ánimo si estàs haciendo todo esto, lo vas a conseguir ” mas bien se deja caer, sino lo has conseguido, lo estás haciendo mal y bla, bla, bla,
    cosa que naturalmente puede ser cierto, pero nada de ánimo, continúa, persiste. De nuevo gracias por tu artículo y el enfoque positivo y motivador con el que lo has enfocado.
    Un cordial saludo.
    Juan Manuel Torres Martin

  • Hola, me parece un buen articulo , ya que considera la parte en la que no todo el 100% depende de uno , es cierto , me paso lo mismo, muy buen aporte.

  • Gracias por la aportación. La verdad es que hay días mejores y días peores. Pero como dice el refrán: “La gota horada la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia.”
    ¡Un saludo!

  • Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y aportes! En cuanto a lo que hacéis cada día, no me cabe en la cabeza no felicitaros. El seguir en la lucha por conseguir empleo con constancia, dice mucho de uno, es para estar tremendamente orgulloso. Porque demuestra (os demostráis a vosotros mismos) que tenéis agallas. Y según mi experiencia, son las agallas junto con una buena estrategia lo que marca la diferencia.
    Como dice María Amparo: “La gota horada la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia.”. Gran aporte.
    Ánimo y a seguir luchando y resistiendo, que así es cuestión de tiempo que todo llegue.

  • Karim Rhouni Hifalgo

    Muy buen gesto por tu parte el que compartas tus conocimientos y experiencia, en estos tiempo tan difíciles. Además, es un artículo que se puede aplicar a otras ramas como en mi caso, al de estudiar una oposición.

  • Salvador Belenguer

    Me parece muy bien, tomarse las cosas de esta forma. Llevo mas de dos años tomándomelo como un trabajo, y no hay mas remedio. Pero hay algo contra lo que no podemos luchar. Si tienes 57 años como es mi caso, no es que esté difícil. Es que hay muchos intereses tanto por parte de las empresas como por los consultores, para no investigar qué es eso de la experiencia, y en qué les puede beneficiar. Es mas fácil ir por la vía de los títulos y los idiomas. Rápido y limpio

  • Desde luego Karim, todo es mentalizarse, seguir unas pautas, y que el rendirse no sea una opción. Yo sé que es cuestión de tiempo…

    Y Salvador, personalmente creo que serán mas o serán menos, pero alguna empresa, ha de haber que valore tu experiencia. Por lo poco que estoy viendo, las empresas son como las personas, es decir, que cada una es un mundo. Por otra parte, desde luego que siempre hay cosas contra las que no podemos luchar. En tu caso es ese el problema, en el caso de la gente joven, es que hay mucha gente buscando empleo… pienso que cada perfil y cada edad tiene unos serios obstáculos, cada uno los suyos. En mi opinión, la respuesta para todos los casos es: conocer la propia situación (como bien haces), y en base a ello, ver por dónde puedes “atacar”. Por pequeño que sea el resquicio, por pocas que sean las posibilidades, están ahí.

    Mucho ánimo a los dos, son tiempos duros, pero si nosotros nos hacemos duros también, al final nada podrá pararnos!!

  • Pingback: ¿Buscando trabajo desde el paro? Cómo hacerlo de manera efectiva y sin amargarse. La actitud (II) | Universitario con trabajo ()

Deja tu comentario

Your email address will not be published.