info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

BUSCANDO EL SOL EN LA PLAYA… y Trabajos de verano

¿Qué hubiera pasado si Eva María, aquel Verano, no se hubiera ido buscando el Sol en la playa?

Probablemente, su maleta de piel y su bikini de rayas se hubieran quedado en su ciudad o pueblo, con ella, esperando el momento… y por supuesto hubiera aumentado en indulgencia para el autor, puesto que no le hubiera dejado rastro de los recuerdos de su ausencia…

Supongamos, que Eva María es una universitaria de aproximadamente 20 años con recursos no demasiado holgados, muchas inquietudes y ganas de aprender y hacer cosas, ¿Qué opciones tiene de cara al asueto veraniego? efectivamente, una de ellas es trabajar.

Parece que el trabajo veraniego se riñe con el ocio y el disfrute, pero… ¿Es realmente así?  Dejando al margen la posibilidad de que te puedas divertir trabajando en cualquier actividad, me vienen a la mente aquellas personas que disfrutan de la naturaleza, del deporte, etc… Es decir monitores de ocio y tiempo libre, socorristas playeros y de piscina, monitores de campamento y animadores socioculturales, entre otros. Son estos trabajos casi puramente estivales y casi puramente para gente joven, divertida, animada… Gente como tú.

También existe un amplio abanico de trabajos temporales para aquellos que sólo de pensar en la posibilidad de encontrarse con un mosquito, les “vuelve del revés”. Fundamentalmente, si deseas trabajar en ciudad, pasando del campo, del rio y de la playa como Eva María, tienes grandes oportunidades de trabajo en el sector comercio, puesto que todos los trabajadores por ley están obligados al disfrute de vacaciones y evidentemente se generan dentro de las plantillas “huecos” que es necesario cubrir con personal de refuerzo. Grandes superficies de la alimentación, de la tecnología, del mueble y de la cultura refuerzan cada verano (también en Navidad) sus plantillas para cubrir vacaciones. También lo hacen los imperios de la moda en sus tiendas a pie de calle.

Hoy, se está valorando cada vez más el turismo de interior, por ello si perteneces a una ciudad/pueblo que no tiene playa, ánimo porque no será tan difícil encontrar un empleo en parques temáticos, piscinas, hoteles, casas rurales, restaurantes, terrazas, museos… Se generan grandes oportunidades cada día, para jóvenes que como tú desean divertirse y aprovechar el verano para obtener unos ingresos.

Encontrar un empleo temporal y estival es relativamente sencillo, por lo general no requieren mucha experiencia, ni un curriculum espectacular y el retorno de este “esfuerzo” renta con creces. Al final del verano tendrás unos ahorros para lo que desees, habrás conocido gente interesante y tu curriculum engordará con una experiencia muy valorable por los reclutadores en una selección. Éstas son las ventajas que yo le encuentro y te animo a que busques las tuyas propias…

Pero… ¿Por dónde empezar a buscar? Esto dependerá de muchos factores. ¿Cuál es mi objetivo? ¿Qué quiero conseguir? ¿Me quiero quedar en mi país o prefiero viajar y aprender un idioma? ¿En qué sector me desenvuelvo bien? ¿Qué me atrae y me gusta?¿Quiero un empleo a tiempo completo o a tiempo parcial? ¿Prefiero trabajar de día o de noche?…  Te recomiendo que elabores una lista de preferencias y busques en consonancia a ella.

¿Dónde dirigirse? Mi opinión estrictamente personal pero amparada en mi experiencia profesional como reclutadora, es “atacar” directamente a la empresa donde deseas trabajar; si fuera una entidad grande dirige tu curriculum al Dpto. RRHH y si es una terraza, por ejemplo, habla directamente con el encargado, pero… ¡Qué miedo!  ¡Pues no! El encargado y el de RRHH son personas como tú y probablemente te están buscando aunque aún no te conozcan.

Cuando consigas una entrevista, el protocolo ya es de perogrullo, pero la imagen es fundamental, ha de ser acorde al lugar donde “escojas” trabajar, has de transmitir confianza en ti mismo y demostrar el grado de compromiso y responsabilidad para con el puesto, no olvides que aunque temporal, sigue siendo un trabajo.

Finalmente, cuando comiences a trabajar disfruta con lo que haces y mantén la cabeza en el punto primero, en los objetivos que deseas conseguir con este empleo, verás que si te invade la pereza serán un balón de oxígeno al que agarrarte, recuerda que “el final del verano llegará y tu partirás…” o quizás no?

Esta es una forma diferente de disfrutar el verano y sacarle partido, pero si no encuentras el momento de conjugar el trabajo de verano con la diversión, siempre podrás hacer lo que cantaba aquel famoso grupo…”Hawaii, Bombay son dos paraísos que a veces yo me monto en mi piso…”

Fuerza y ánimo!

Cristina Andrés Cristina Andrés       @Krisanpa              Linkedin

Profesional de RRHH  y Coaching

Dpto. de RRHH de IKEA

Dpto. de RRHH de ASER

ITAE, Escuela de Negocios de Extremadura

MEDIA-SATURN HOLDING

Deja tu comentario

Your email address will not be published.