info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

Autoempleo por necesidad

30 noviembre, 2015
No hay comentarios

Sé tu propio jefe

Durante los años 70 se produjo una fuerte crisis económica que afectó, fundamentalmente, a los países industrializados. Se produjeron fuertes desequilibrios entre las regiones industrializadas y las que no, lo estaban afectando de forma especialmente virulenta a estas últimas.

Como consecuencia de lo anterior, empieza a cobrar cada vez mayor importancia el Desarrollo Local a través del cual se pretendía incentivar las economías locales poniendo en valor los recursos propios. Se hace hincapié, fundamentalmente, en la información y la formación sobre el emprendimiento, la cultura emprendedora. Cada persona podía ser su propia empresa y si ésta se consolidaba podía crear empleo generando así mayor riqueza.

Se conseguía así retener el talento y frenar la despoblación que afectaba a las zonas rurales esquilmadas por la emigración a las grandes urbes industrializadas.

Tras esta breve introducción histórica, nos centramos en el tema que nos ocupa:

EL AUTOEMPLEO

¿Qué entendemos por autoempleo? Podemos definirlo como:

“la situación laboral de la persona que crea un puesto de trabajo para sí misma, aporta el capital necesario para ello y dirige su propia actividad”

La Ley 14/2013, 27 septiembre de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización regula medidas de reactivación económica. Para que esta reactivación se produzca es preciso que haya un cambio de mentalidad, que se otorgue mayor valor a la actividad emprendedora y a la asunción de riesgos.

Tal como recoge el Preámbulo de la citada Ley, hay que empezar por el sistema educativo que vaya inculcando en los estudiantes la importancia y el valor de emprender, se deben producir mejoras normativas, mayor acceso a la financiación, mejorar I+D+i y atender a la globalización como fuente esencial de crecimiento.

Hay que considerar la internacionalización como el factor clave del crecimiento económico a largo plazo.

En nuestro país tenemos grandes empresarios que se han hecho a sí mismos y que tienen en común, entre otras, su determinación y su carácter emprendedor. Tomamos como ejemplo los casos de Rosa Clará y Amancio Ortega.

Tras un breve resumen de sus respectivas trayectorias profesionales veremos las características comunes que comparten los emprendedores.

Rosa Clará: Tras su experiencia previa en el mundo de la moda, hace 20 años decide crear su propia empresa de trajes de novia. Las claves de su éxito son: Satisfacer las necesidades no cubiertas de un nicho de mercado, innovación, diferenciación y expansión internacional.

Amancio Ortega: Empieza su trayectoria laboral como empleado en una tienda de ropa y en 1963 crea su propia empresa de batas de casa. En 1975 crea Zara, origen del actual grupo empresarial Inditex. Las claves de su éxito son: satisfacción de las necesidades de un determinado nicho de mercado que quiere estar a la moda a precios asequibles, internacionalización y diversificación de negocios.

En ambos casos como en el resto de emprendedores que se aventuran cada día a cumplir sus sueños las características que se repiten son:

-Visión de negocio

-Oportunidad

-Creatividad

-Determinación, persistencia, tenacidad…

-Flexibilidad

-Optimismo

En las circunstancias actuales cuando aún existen altas tasas de desempleo, cada vez son más las personas que optan por el autoempleo. No es una tarea fácil pero merece la pena intentarlo.

“La disciplina es la parte más importante del éxito”

Truman Capote

Carmen López López

Carmen López LópezAbogada

Programa Superior Dirección RRHH (EAE)
Asesora de empleo, Orientadora Laboral
Formadora ocupacional, Técnico Superior PRL

linkedin

Universitario con trabajo

Deja tu comentario

Your email address will not be published.