info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

¡Atención! 6 Segundos para leer tu CV

15 marzo, 2015
No hay comentarios

ESTRUCTURA BÁSICA DE UN CURRÍCULUM ATRACTIVO

Según un estudio reciente, un reclutador tarda alrededor de seis segundos en determinar si un currículum se adapta o no al puesto que desea cubrir. Dicho de otro modo, al igual que ocurre con la literatura, la finalidad del currículum debe ser atraer la atención del lector (en este caso, la persona que revisa el documento), y disponemos solo de seis segundos para conseguir ese objetivo.

Por este motivo el currículum debe ser conciso pero a la vez claro, remarcando los aspectos clave que exige el puesto y que cumplimos, y eliminando aquellos datos que no aportan ningún valor añadido al documento.

 Hay que desechar la idea de que cuanto más datos metamos en el currículum más completo es, ya que la mayoría de ellos muchas veces no tienen ninguna relevancia en el puesto al que deseamos optar.

Además, el currículum ha de tener una estructura adecuada, respetando un orden determinado. En caso contrario el reclutador se volverá loco buscando la información que necesita saber de nosotros y rechazará nuestra candidatura.

La estructura del currículum la componen varios epígrafes, cada uno de los cuales debe aportar una información básica, evitando a su vez información innecesaria e irrelevante para el puesto en cuestión.

Podríamos decir que la información clave en cada epígrafe es la siguiente:

1.- La foto. No es obligatorio insertar tu fotografía en el currículum, pero inevitablemente ayuda a darle ese punto personal para distinguirnos del resto de candidatos, además de darle profesionalidad al documento. Eso sí, si nos decidimos a insertar una fotografía en nuestro currículum, y al igual que ocurre con nuestros perfiles en redes sociales, nos aseguraremos de que es perfectamente visible (evitar fotocopias en blanco y negro difusas), en un tamaño adecuado y que ofrezca una visión profesional nuestra.

2.- Tamaño y tipología de letra. Al igual que ocurre con la foto, no hay ninguna obligatoriedad en este sentido, pero es cierto que hay tipologías más legibles que otras. Lo ideal es un estilo claro y sin adornos (Arial, Times New Roman, etc). En cuanto al tamaño lo habitual suele ser un tamaño 11-12, pudiendo utilizar letra más grande para los epígrafes del currículum.

3.- Datos personales. Los datos básicos necesarios en el currículum son:

Nombre y apellidos.

Dirección.

Lugar y fecha de nacimiento.

Teléfono de contacto.

Mail de contacto (evitar direcciones de mail con apodos o que no den una imagen profesional nuestra).

Hay personas que incluyen en los datos personales su DNI, nacionalidad o su estado civil, no siendo bajo mi punto de vista relevantes.

Dependiendo del puesto al que optamos podemos añadir también la dirección web de nuestro blog, nuestro perfil en redes sociales, etc.

4.- Formación académica. Siempre de lo más reciente a lo más antiguo, sin ser necesario enumerar todos los niveles educativos (a partir de Bachillerato es suficiente).

5.- Formación complementaria. Siempre que sea relevante y relacionada con nuestra formación académica (máster, cursos, seminarios,…), evitando de este modo incluir “Curso de monitor de tiempo libre” o “Curso de primeros auxilios” si para el puesto en cuestión no son necesarios.

6.- Conocimientos informáticos. Sistemas informáticos que hemos utilizado, programas genéricos (office) y programas específicos para las tareas que hemos desarrollado en nuestra trayectoria profesional.

7.- Idiomas. Sin lugar a dudas uno de los aspectos que mas dudas generan en los reclutadores debido a la poca concreción a la hora de determinar nuestro propio nivel. No nos vale decir “Inglés nivel medio”, sino que debemos especificar un poco más (“Inglés: nivel B1” , “Inglés: nivel Bachillerato” o incluso “Inglés: estancia durante X años en Bristol”). La persona que vea nuestro currículum debe tener una idea aproximada de nuestro nivel, independientemente de que a lo largo del proceso de selección realicemos alguna prueba de nivel.

8.- Experiencia profesional. Al igual que con la formación académica, lo redactaremos desde lo más reciente a lo más antiguo. Es recomendable en este sentido incluir solamente aquellos trabajos relacionados con nuestra profesión habitual o que guarden relación con el puesto al queremos optar. Además del puesto de trabajo incluiremos alguna de las funciones principales que realizábamos, con el fin de aportar más información útil.

9.- Otros datos de interés. En este último apartado añadiremos cualquier aspecto relativo a nosotros que no podamos incluir en ningún apartado anterior. Lo más habitual es explicar características personales (buena presencia, puntualidad, capacidad de trabajo en equipo,etc), si disponemos o no de carnet de conducir (también lo podríamos añadir en “Datos personales”) y ofrecer referencias.

Con esta estructura básica y clara conseguiremos que al reclutador le resulte ameno leer nuestro currículum de principio a fin, encontrando además toda la información que necesita saber para el proceso de selección y evitando que rechace nuestra candidatura por el simple hecho de una mala presentación.

Rubén González MayordomoRubén González Mayordomo

linkedintwitter

Administrativo de Recursos Humanos en una E.T.T, en la que llevo desde que finalicé la carrera (hace ya 4 años). Las áreas en las que más cómodo me he encontrado trabajando son Reclutamiento y Selección.

 

Universitario con trabajo

Deja tu comentario

Your email address will not be published.