info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

3 Reglas para NO DESMOTIVARTE en la BÚSQUEDA de EMPLEO

El proceso de búsqueda de empleo lleva muchas veces a la desmotivación y desesperación. Imagina que llevas en tu espalda una mochila en la que guardas todas las experiencias relacionadas con la búsqueda trabajo: el número de CVs que envías, las entrevistas telefónicas, las personales, dinámicas de grupo, la falta de respuestas…; Cada experiencia negativa equivale a un kilo más en la mochila. Sin embargo, cada experiencia positiva hará que nuestra mochila pese un kilo de menos. Lamentablemente, la mayoría de las veces consideramos el no conseguir un trabajo como algo negativo. Eso se traduce en que nuestra mochila tenga una gran carga que también nos afectará en los nuevos procesos de selección que abordemos y en el resto de facetas de la vida.

1.- NO SER SELECCIONADO NO SIGNIFICA QUE SEAS UN MAL TRABAJADOR

“No pasas a la siguiente fase”. “No eres finalmente el candidato seleccionado”. “No vamos a contar contigo”. Podría escribir miles de frases negativas que son producto del avance de tu candidatura en un proceso de selección. No ser seleccionado en un proceso de selección no es sinónimo de que seas un mal trabajador. Ser seleccionado indica que cumples con una serie de requisitos, y que parece que a priori, puedes cumplir con las expectativas que un número de personas han depositado en las acciones que realizarás en el futuro. Que seas buen o mal trabajador depende de cada experiencia laboral. Lo más probable es que en unas rindieras mejor y en otras peor, pero eso no significa que tengas que etiquetarte con un adjetivo. Al final, cuando has puesto de tu parte y el resto de condiciones te han podido ayudar (ambiente de trabajo, comunicación con tu responsable, compensación económica…) estoy seguro de que has podido sacar la mejor versión de ti.

2.- PARA MEJORARTE DEBES ENCONTRAR Y ACEPTAR TUS DEFECTOS.

¿Existe el candidato perfecto? La respuesta es un no rotundo. Cada uno de nosotros tiene una serie de características positivas y negativas que pueden ayudarnos a encontrar trabajo. Lo importante es saber encontrarlas para aprovechar nuestras virtudes y pulir nuestros defectos. Algo importante es saber si estás preparado para descubrir tu lado menos brillante. A todos nos gusta escuchar lo buenos y bonitos que somos, pero muchas veces no estamos de acuerdo ante las críticas. Si eres desorganizado, pierdes los nervios fácilmente o tienes que mejorar mucho tu nivel en un idioma, lo mejor es detectarlo, aceptarlo y ponerte manos a la obra para darle la vuelta a la tortilla. Puedes cambiar y mejorar tanto como quieras, pero no olvides que una de las barreras más difíciles de superar es la que te pones a ti mismo.

3.- CREA UNA RUTINA EFECTIVA

El tiempo tiene un valor incalculable, ya que si se pierde no podrá ser recuperado. Sin embargo, al estar sin trabajo, podrás invertirlo en actividades muy productivas para volver al mundo laboral lo antes posible. El problema es que muchas veces la desidia reina en los periodos de desempleo. La clave es crear una buena rutina que incluya al menos estas actividades en tu día a día: buscar trabajo, formarte en idiomas y hacer deporte. Estás tres acciones pueden ser gratuitas si te las ingenias para ello. Hay multitud de páginas webs, series online, libros en bibliotecas o formas de ocio (como conocer gente de otros países) con las que podrás mejorar tu nivel de inglés sin gastar a penas dinero. Hacer deporte y estar en buena forma también te ayudará a sentirte mejor, no siempre necesitas un gimnasio ya que puedes irte a correr al parque de al lado de tu casa. Tendrás momentos en los que el estrés y los malos pensamientos intentarán apoderarse de tu energía. Sin embargo no debes planteártelo de la siguiente manera: No tengo trabajo y eso me hace sentir mal, si me siento mal no hago nada. Debes planteártelo así: No tengo trabajo y eso me hace sentir mal, para no sentirme mal voy a hacer todo lo posible para volver a encontrar un trabajo. No dejes que te llamen parado, estás moviéndote a la velocidad de la luz para encontrar un empleo.

Estas tres reglas te servirán para quitar todo el peso de la mochila que impide que aportes lo mejor de ti mientras buscas trabajo. Costará el que aprendas a aplicarlas, pero una vez lo hagas te sentirás mejor y tendrás más probabilidades en encontrar lo que anhelas.

FranciscoFernandezYuste

Francisco estudió psicología y se especializó en el área de los RRHH. Lleva más de dos años trabajando como técnico de selección en empresas de distintos sectores. Esto le ha permitido conocer diversas metodologías de trabajo para la selección de trabajadores. Actualmente es técnico de selección de una empresa financiera y dedica parte de su tiempo libre a escribir en su blog.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.