info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

3 Pasos hacia tu objetivo, 3 Pasos hacia tu éxito

Aprender cómo alcanzar tus metas con pequeños pasos o acciones es una de las habilidades de tu vida que debes desarrollar. Es fácil quedarse bloqueado o incluso cambiar de camino cuando una de tus metas parece demasiado grande o espantosa para cumplirla. Sin embargo, y sin tener en cuenta el tamaño de tu meta, puedes conseguirla centrándote en pequeñas acciones una tras otra. Lo que diferencia a las personas exitosas de otras es que las primeras, conocen los secretos de cómo efectivamente transformar una meta en acciones que producen el resultado que buscan.

Uno de los mejores ejemplos de utilizar pequeñas acciones para traducir un resultado deseado es el ajedrez. En ajedrez el último objetivo (referido como jaque mate) es coger o matar al rey de tu oponente para que no pueda hacer ningún movimiento que no le lleve a morir. Cuando consigues esta meta, el juego termina y tú ganas. Sin embargo, el momento en el que el jaque mate ocurre, normalmente requiere de una estrategia bien desarrollada y una serie de movimientos antes de que el juego termine.

Lo mismo es aplicable a tus metas en la vida y en los negocios. La consecución de una meta no ocurre por que sí. Esto requiere que establezcas lo que necesitas hacer para obtener la meta en un tiempo determinado. La buena noticia es que cualquiera puede cumplir metas en una sucesión rápida, cuando las divides en acciones pequeñas. La clave es conocer cómo habiendo establecido esa difícil meta tienes un método para convertirla en un conjunto de tareas manejables. Aquí hay tres cosas que pueden hacerte fácil identificar las acciones pequeñas que te mostrarán cómo conseguir tus metas.

1.- Secuencia: la secuencia de acciones a tomar es siempre importante. Más allá que generar una lista variada de acciones a tomar, enfócate en identificar una serie de acciones que te lleven más cerca de tu objetivo paso a paso. Una vez que tengas este listado de acciones secuenciado, ponte en marcha dando primer paso o acción y cuando estés seguro que lo has terminado, en ese momento puedes pasar al siguiente.

2.- Tamaño: intenta hacer las acciones o pasos del tamaño necesario. Si montas una acción que en dos minutos puedes hacerla, quizá sea demasiado pequeña. En el lado contrario si identificas una acción que requiere varios días de trabajo, puede ser demasiado grande la medida. Quizá la medida más accesible puede ser de propósitos que puedas conseguir en unidades de 4 a 8 acciones o unidades de tiempo de trabajo concentrado (por ejemplo de una a dos horas).

3.- Apoyo: para cada acción que identifiques piensa si es una acción que puedes completar tú solo o si necesitas ayuda para llevarlo a cabo y de quién. Tanto como sea posible, intenta identificar acciones que puedas subcontratar o delegar en otras personas. Esto te permite enfocarte en tomar o realizar varias acciones al mismo tiempo y te permite de una manera más rápida alcanzar tu meta.

Así como en el ajedrez, cualquier meta se puede desmontar en una serie de acciones y/o pasos más pequeños y manejables para convertir una meta difícilmente alcanzable aparentemente en una realidad alcanzable. Recuerda estar tres variables la próxima vez que tengas una meta que quieras , ya que son un sistema que te puede permitir alcanzarla más rápidamente.

Credit Photo: whitbeckweb.com

www.profesionalyempleo.com 

Deja tu comentario

Your email address will not be published.