info@universitariocontrabajo.com 610 788 830

15 ideas para mejorar tu productividad y que tienes que escribir

15 ideas para mejorar tu productividad y que tienes que escribir

 

Ser productivo, no significa trabajar más o realizar múltiples tareas a la vez, sino trabajar mejor  en el menor tiempo y coste posible, logrando el resultado deseado. ¿Para qué?, para  disponer de más tiempo  y dedicarlo a lo que tú quieras.

Planificar el tiempo y organizar tareas, no sólo son factores de productividad personal, son también el mejor indicativo del compromiso con tus objetivos personales y profesionales de todo el año y del deseo de que las cosas marchen según lo previsto. El recurso más utilizado es la agenda en todas sus versiones. Quienes tienen agenda (o un cuaderno personal) y escriben en ella, tienen más posibilidades de conseguir sus metas, ya que escribir es fijar en la mente, creando consciencia y responsabilidad con uno mismo.  Por ello, las personas que escriben, tienen claro lo que quieren y es más difícil que se dejen llevar por otros estímulos externos, los imprevistos o las interrupciones. La otra función es  recordatoria del momento presente:  “Más vale lapicero pequeño que cabeza grande” y es que si no apuntamos las cosas es más fácil olvidarlas. Debemos dejar espacio en nuestro cerebro, no tanto para almacenar sino  para crear.

Realiza el curso que te cambiará la vida

 No todas las agendas son iguales: las hay digitales, convencionales, en formato libro, cuaderno, hay aplicaciones, calendarios, blocs, libretas, minilibretas… donde vamos anotando, tachando, subrayando, ideando todo aquello que debemos hacer y que nos va llegando. Pero ¿todas las agendas valen? todas valen en lo básico, pero difícilmente constituyen una herramienta motivadora que te ayude de verdad a conseguir objetivos o proyectar tus inquietudes más allá.

Utilizar una agenda motivadora en tu día a día, es cuestión de incluir algunos detalles nuevos que  te pueden ayudar extraordinariamente a ser más productivo. Si no dispones de ella o no tienes espacio, puedes utilizar un simple cuaderno  con este propósito. En este cuaderno te propongo añadir  los siguientes espacios:

1. Escribe lo que quieres conseguir hoy

Escribe tus prioridades del día (de la semana, del mes, del trimestre, del año…) con el fin de concentrarte en tu objetivo y a final del día chequea qué has logrado. Cuando tengas un “marrón” que resolver trata de asignarle un tiempo y colocarlo en primer lugar de la lista.

2. Analiza qué cosas hacen distraerte

Puede que no seas consciente del tiempo que le dedicas a cosas o situaciones que te distraen de lo tuyo. Si quieres mejorar tu productividad, elimina o limita tu tiempo a estas actividades o asígnales un momento determinado al día. Comunícalo a las personas para que estén informadas.

3. Clasifica y agrupa todo lo que haces

Clasifica tus diferentes actividades que realizas al cabo del día, trata de agruparlas en función de la importancia, habilidades, tiempo, dificultad…. (No es lo mismo hacer llamadas telefónicas que repasar los pedidos o hacer visitas) y establece un horario para cada actividad dentro de tu calendario semanal. Ten en cuenta que no todas las actividades requieren el mismo grado de concentración, piensa en qué momento eres más o menos creativo o estás más o menos inspirado.

4. Deja margen de tiempo entre actividad y actividad

Con el fin de obtener el máximo beneficio a lo que estás haciendo, deja siempre un margen de tiempo entre cada actividad. Esto te permitirá disfrutar más del momento, estar más relajado o concentrado, reflexionar y tomar notas después, hacer frente a cualquier imprevisto o no tener que estar pensando en lo siguiente.

5. Escribe durante 28 días seguidos un hábito nuevo

Si quieres desarrollar un hábito nuevo (por ejemplo: “salir a pasear”), escríbelo y repítelo cada día durante 28 días seguidos a ser posible en la misma hora. También puedes elegir sólo 2 días a la semana ó 3 dependiendo de la actividad que se trate. Ponte un premio o un castigo si no lo cumples. Si se trata de desarrollar hábitos nuevos o eliminar otros malos más complicados (por ejemplo dejar de fumar) en este caso deberás desarrollar una meta para asegurarte el éxito. Si comunicas el deseo de conseguir tu nuevo hábito o deshacerte del mal hábito a los demás, te será más fácil conseguirlo.

6. Escribe qué te gustaría aprender como diversión o reto

Siempre hay necesidad de aprender algo nuevo. Las personas que desean mejorar o hacen lo que les gusta, son más productivas en su trabajo. Quizás quieras aprender a cocinar, bailar, hablar en público o mejorar tus técnicas de venta. Convierte cada día en una diversión o reto. Puedes hacerlo de forma autodidacta o realizando algún curso adaptado a tus necesidades. Hay miles de formas de aprender, elige y decide.

7. Desarrolla una meta para un objetivo grande

Decíamos antes, que para un objetivo más difícil, desarrolla una meta concreta con una fecha límite. Si tu objetivo es grande, divídelo en varias metas. Una meta tiene que ser específica (qué, cómo, para qué, quien, cuando, dónde) realista, alcanzable y medible. Escribe todos los beneficios a alcanzar o pérdidas a evitar. Escribe las acciones diarias que harás para conseguirla. Para apoyar la meta piensa si merece la pena, si es afín a tus valores y principios, pega en tu agenda o cuaderno imágenes que la representen y escribe afirmaciones por escrito que te alienten a conseguirla.

8. Haz una Lista de los 20 deseos de tu vida

Tener tus propios sueños hace que dejes de ver o pensar en los sueños de los demás. Sueña por todo lo alto. Imagina que no tienes límites para tener, ser, hacer,  lo que quieras. Piensa y escribe sin ningún tipo de limitación una lista de 20 deseos o sueños en tu vida.

9. Mejora otras áreas de tu vida

¿Cuáles son las áreas más importantes para ti y qué valoración te merecen actualmente? Cualquier éxito que tengas, se verá resentido si no atiendes el resto de las parcelas de tu vida: familiar, pareja, social, económica, espiritual… elige en cada momento qué área necesita más atención y desarrolla una meta, hábito nuevo, o realiza acciones que mejoren ese área.

10. Apunta qué hacer en vacaciones o en verano

Vacaciones y tiempo libre merecen un punto y aparte. Las vacaciones están para relajarse pero también es un momento propicio para hacer otras cosas distintas. Te sabrán a más si dedicas un pequeño tiempo a mejorar algo de tu vida, organizar tus cosas, o hacer algo distinto. Anota todo aquello que te gustaría hacer y cuando llegue el momento decide y ponte manos a la obra.

11. Lista de “Noes” a conseguir

Otra mención especial merecen las situaciones que se repiten a las que nos gustaría decir NO. Saber decir no de forma asertiva a situaciones que te incomodan o te perjudican, te ayuda a centrarte en tus objetivos, tener más seguridad en ti mismo y ganarte el respeto de los demás hacia ti. Si detectas alguna situación, anótala y prueba a decir no, ofrece alternativas, verás que la recompensa es bien grande.

12. Anota anécdotas más divertidas que tengas

Seguro que en tu día a día se suceden anécdotas o experiencias que se salen de lo común. Tómate un pequeño momento para anotarlas. Te gustará leerlas más adelante y compartirlas con tus compañeros, amigos o familia. Ello te ayudará a combatir los malos momentos y a mantener un buen ambiente y clima laboral o familiar.

13. Haz tu lista de grandes éxitos

Escribirlos te ayuda a ser consciente de tu potencial,  eliminar barreras, confiar en ti y conseguir nuevos retos. Para escribir los logros piensa en los retos y en problemas que has tenido que resolver en el pasado, ¿Qué cosas importantes difíciles llegaste a hacer? Todos tenemos logros o grandes satisfacciones de los que nos hemos sentido orgullosos, pero muchas veces los olvidamos rápidamente o no somos conscientes de ellos.

14. Haz tu lista de logros actuales

Ahora sí para que no queden en el olvido, vete anotando tus nuevos logros personales o profesionales sean grandes o pequeños, de tu día a día (semanalmente, mensualmente…) y por fin cuando termine el año hacer balance positivo.

15. ¡Mis ideas!

La mayoría de las veces nos surgen ideas en el momento más inesperado. Cualquier idea que tengas por absurda que parezca, anótala enseguida o se esfumará para siempre. Haz caso a tus intuiciones.

Cualquieras de estas ideas que introduzcas en tu nueva agenda o cuaderno personal, seguro que suponen grandes avances hacia la mejora de tu productividad personal, mayor motivación o sentido de lo que haces, mayor relajación dentro del esfuerzo  y en definitiva mayor bienestar para ti y los que te rodean.

 

Cristina Shima @cshima
Captación-Selección de Talento
Coaching Empleo y Desarrollo Profesional
Formadora y Ponente
Blogger

Deja tu comentario

Your email address will not be published.